domingo, 20 de octubre de 2013

La desconfianza es la madre de la seguridad

Acabamos la semana con la vista fija tanto en la seguridad de bajo nivel como en la más sofisticada, y es que vaya si Aristófanes tenía razón cuando dijo eso de “La desconfianza es la madre de la seguridad”.

Un sistema es tan seguro como el más débil de sus elementos, una máxima que cualquier experto en seguridad debería tener siempre presente, y que sale a relucir en DIAN, la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales de Colombia, con el grave problema que está teniendo en la entrada de contenedores de contrabando gracias a un sistema de usuarios con permisos profundamente controlado por las mafias.

De un lado del mundo al otro, donde un usuario relata impotente como China Mobile, su operadora, es incapaz de gestionar acertadamente el tráfico de spam hacia su número, recibiendo una media de 60.000 mensajes al año. Ni el bloqueo temporal de la cuenta, ni los filtros inteligentes son capaces de controlarlo.

Una situación que deja patente la necesidad de implementar un plan de BYOD (Bring Your Own Device) en cada empresa actualizado a las características de los terminales que se nos vienen encima, y en especial a la irrupción de los sistemas biométricos.

Y es que las nuevas tecnologías traen consigo nuevos retos, como al que tuvo que someterse Dick Cheney, el que fuera vicepresidente de EEUU, para evitar que pudieran “hackearle” el corazón a partir del desfibrilador automático implantable que lo mantuvo algo más de un año con vida mientras esperaba un trasplante de corazón compatible.

---

Te invitamos a votar nuestros posts, a dejar tu comentario y a compartirlo en redes sociales. Asimismo, si quieres, puedes seguirnos en nuestros perfiles. A la derecha, en la barra lateral, tienes los enlaces ;-)

0 comentarios:

Publicar un comentario