jueves, 7 de noviembre de 2013

Si vas a San Francisco

“Si vas a San Francisco, asegúrate de llevar flores en la cabeza; si vas a San Francisco, encontrarás alguna gente amable”. ¿Habrán hecho caso a esta canción mítica de Scott McKenzie los líderes en ciberseguridad de más de 40 países que se ven esta semana las caras en la ciudad californiana?



No nos los imaginamos con flores en la cabeza. Pero la “buena onda” con la que el ministro chino de Información y Director del Departamento de Propaganda, Cai Mingzhao, ha llegado al encuentro, evoca más a la época hippy que a la sede mundial de la tecnología: “En el ciberespacio todos los países afrontamos los mismos problemas y últimamente compartimos el mismo destino”, dice. Y por eso urge a establecer nuevas reglas internacionales de comportamiento, idea que el coordinador de “ciberasuntos” del Departamento de Estado de Estados Unidos, Christopher Painter, descarta de inmediato.

Con flores en la cabeza o sin ellas, la realidad es que entre gobiernos y empresas, el gasto anual en ciberseguridad ronda el billón de dólares (un “trillón” americano), que para hacernos una idea rápida es, aproximadamente, el PIB de un país como España. Sumada esa cifra al número de ciberataques confirmados por las agencias federales solo en Estados Unidos, lleva al Washington Post a preguntarse cuándo este asunto pasará a ser un tema de campaña en la agenda de cualquier político. Campaña que hoy por hoy lideran algunas empresas por todos conocidas, como Facebook y Microsoft que de manera conjunta impulsan el Programa de Recompensas de Errores en Internet: “Tenemos una enorme deuda con los investigadores, y creemos que es nuestro deber hacer todo lo posible para cultivar un ambiente seguro y gratificante para los investigadores de ayer, de hoy y de mañana”, afirman.

En San Francisco puede que encuentres a alguna gente amable, como dice la canción de McKenzie. Pero Internet es otra historia. Si fueras pidiendo el carné a quienes te cruzaras por el camino te encontrarías con dos realidades: una, la mayoría son máquinas; y dos, la mayoría están pensadas para hacerte daño. La firma Incapsula ha monitorizado 1,4 millones de intentos de acceso a determinadas webs y… solo 20.000 (menos de un 1,5%) eran intentos legítimos, mientras que el resto procedían de bots intentando hacerse pasar por quien no son.

La gestión de la identidad es precisamente una de las tres grandes amenazas actuales, que el especialista Vick Vaishnavi ha identificado para la revista Forbes. Las otras dos serían los “malvados” y los “fraudulentos”, es decir, y resumiendo mucho, los hacktivistas y los ciberdelincuentes. Las tres amenazas se dan la mano en lo que más puede hacer concienciar a la gente en ciberseguridad: el dinero. No olvidemos que vamos camino de un mundo en el que se estima que, hacia 2017, mil millones de personas efectuarán la mayoría de sus pagos online y mediante dispositivos móviles. ¿Significa eso la desaparición de los empleados de banca? GFT Technologies no lo cree así. De hecho cree que los asesores de banca serán incluso más necesarios. Aunque no lleven flores en la cabeza, e incluso si no son gente amable de San Francisco.

---

Te invitamos a votar nuestros posts, a dejar tu comentario y a compartirlo en redes sociales. Asimismo, si quieres, puedes seguirnos en nuestros perfiles. A la derecha, en la barra lateral, tienes los enlaces ;-)

0 comentarios:

Publicar un comentario