lunes, 25 de noviembre de 2013

Somos una panda de exhibicionistas pero no lo sabemos

“Gracias por invadir nuestra privacidad. Llamaré la a la policía si lo vuelves a hacer”, es la respuesta de de un de los sujetos al que le molestó el experimento de social media que hacía el humorista norteamericano Jack Vale (ver el vídeo que acompaña al artículo).



Pero el señor Vale, se limitaba a abordar a extraños con información que ellos mismos habían compartido de manera completamente pública en sus redes sociales. Es muy interesante ver la reacción de sorpresa de esas personas que no comprenden cómo aquel desconocido sabe tanto sobre ellos. No son conscientes de que, cuando publican una foto de su perro en Instagram o tuitean que es el cumpleaños de su madre, están renunciando a su privacidad.



Sin embargo, parece que la NSA ha estado utilizando métodos mucho más intrusivos para recopilar información sensible de individuos y organizaciones en todo el mundo. Los documentos filtrados por Snowden indican que la agencia infectó con malware alrededor de 50.000 redes a lo largo y ancho del planeta.

Lo tendrían aún más fácil si se tratase de atacar teléfonos móviles porque 9 de cada 10 apps son vulnerables, según un estudio de HP. El informe también arroja datos como que el 75% de las aplicaciones no usan las técnicas de cifrado más adecuadas a la hora de almacenar datos en los teléfonos.

La privacidad y la seguridad son las mayores preocupaciones que tenemos los usuarios, pero Internet también facilita las violaciones de copyright. Tanto es así, que un jurado acaba de otorgar al fotoperiodista Daniel Morel una indemnización de 1,2 millones de dólares por la distribución y publicación de 8 fotos suyas que habían sido filtradas por Twitter sin su consentimiento.

Mientras unos defienden los derechos de autor, otros comprueban la dificultad que existe para protegerlos. El hacker Dmitry Sklyarov puso a prueba los sistemas de cifrado más sofisticados para la protección de ebooks y demostró que ninguno era infalible.

Para terminar os trasladamos la siguiente pregunta. ¿Por cuánto dinero estaríais dispuestos a convertiros en un criminal? El creador del mercado negro de Internet, Silk Road, amasó bitcoins por valor de 122 millones de dólares, aunque unos investigadores israelíes piensan que ésto sólo representa el 22% de todo lo que en realidad ganó con su turbio negocio.

---

Te invitamos a votar nuestros posts, a dejar tu comentario y a compartirlo en redes sociales. Asimismo, si quieres, puedes seguirnos en nuestros perfiles. A la derecha, en la barra lateral, tienes los enlaces ;-)

0 comentarios:

Publicar un comentario