lunes, 16 de diciembre de 2013

Ahora que vamos despacio, vamos a contar mentiras

Let's tell lies

“Las ganancias son dulces, incluso aunque provengan del engaño” escribió el poeta de la Antigua Grecia, Sófocles. Seguramente la gran mayoría de los cibercriminales coincidirían con esta afirmación, porque su negocio se sostiene sobre la mentira y el fraude.

Una gran proporción de los timos que sufren los usuarios se inician con un misterioso correo no solicitado. En dicho email, se hace una promesa altamente atractiva al receptor para que caiga en su trampa. De este modo, la inocente víctima acabará facilitando datos personales, pinchando en enlaces maliciosos o, incluso, abriendo archivos adjuntos que contienen diferentes tipos de malware. Para hacer creíble toda la pantomima, se suelen escudar detrás de marcas de prestigio o de eventos de actualidad.



Algunas de las marcas cuya imagen se utiliza más habitualmente para este tipo de ataques -conocidos como phishing- se dedican al sector financiero como Bank of America, Citibank, KeyBank, ADP, IRS, American Express, RBS, HRMC o PayPal; o al sector tecnológico como LinkedIn, Facebook, Xerox, DocuSign, Sage o Adobe.

Asimismo es habitual recibir premios aleatorios en loterías y sorteos en los que no hemos participado. Un ejemplo de ello, es el timo conocido como "estafa nigeriana". En el último caso detectado, los criminales utilizan la imagen de Microsoft y de Bill Gates para pescar el dinero de usuarios desprevenidos.

Precisamente es nigeriano el hacker que ha sido encarcelado en Reino unido por vaciar las cuentas de 238 estudiantes a los que, previamente, había engañado para que le proporcionasen sus datos personales y bancarios.

Por cierto, el próximo gran acontecimiento que se prevé que será utilizado como paraguas para todo tipo de ciberdelitos es la Copa del Mundo de Fútbol de Brasil de 2014. De hecho, Microsoft ya ha comenzado a prevenir sobre los peligros que aparecerán en Internet asociados a esta fiesta del deporte rey.

En cualquier caso, los delincuentes no son los únicos mentirosos de la Red. Desde hace tiempo, los españoles menores de 14 años, han tenido la posibilidad de engañar sobre su edad a la hora de darse de alta en servicios online por la falta de sistemas de verificación. Pero eso está a punto de cambiar tras aprobarse la incorporación de un certificado de autenticación en el DNI electrónico.

Ante este panorama, debe preocupar mucho a las empresas que sus empleados tengan los ojos bien abiertos y no pongan en riesgo información sensible. Pero según la firma de seguridad ESET, la mitad de los profesionales más jóvenes (18 a 30 años) no son conscientes de que unos datos sustraídos a la compañía pueden ser utilizados en su contra. Y siete de cada 10 no saben que un dispositivo hackeado puede ser manipulado para futuros ataques.

---

Te invitamos a votar nuestros posts, a dejar tu comentario y a compartirlo en redes sociales. Asimismo, si quieres, puedes seguirnos en nuestros perfiles. A la derecha, en la barra lateral, tienes los enlaces ;-)

0 comentarios:

Publicar un comentario