viernes, 27 de diciembre de 2013

Año nuevo, vida nueva

Olvida todo lo que sabes. Olvida todo lo que hayas aprendido hasta ahora. Puede que en 2014 no te sirva de nada. Basta con que nos hagamos una sola pregunta: ¿dónde habríamos invertido 100 euros en el último año? Puede que la mayoría de nosotros dé una respuesta inadecuada.

Coins
Porque a precios de mercado, la mejor inversión de 2013 habrían sido los bitcoins, con una revalorización que pocos se habrían atrevido a estimar cuando este año empezaba a caminar. Nada menos que un 5.000% según una estimación publicada en Forbes. Es decir, tus 100 euros de hace un año valdrían ahora 5.000. El resto de los valores, todos de carácter tecnológico, también han experimentado subidas, pero ninguna tan acentuada como la de la moneda virtual por excelencia de 2013. Otra subida espectacular, al mismo ritmo de crecimiento pero con una cotización mucho más joven, es la de Twitter: más del doble que la de su estreno en Bolsa el pasado 7 de noviembre.



Pero claro. Bitcoin no está libre de los peligros de la nueva economía. Basta con teclear mal una URL, un solo carácter de diferencia, para que al otro lado de la pantalla no nos esté esperando un cambista de monedas, sino uno de identidades. Es el peligro número uno al momento presente, ya denominado typosquatting. Es una de las formas menos costosas de ingeniería social y una de las más eficaces. Así que si no estás completamente seguro de dónde has entrado, no te fíes de nadie que te pida descargar nada.

Y este año al que decimos adiós también ha dejado en la cuneta a más de un experto en “Social Media”. ¿Cuál ha sido el medio revelación del año? ¿Pulse tras ser adquirido por LinkedIn? ¿Instagram, tras la integración en Facebook? ¿Twitter, después de incorporar los Custom Timeline? Niente. Nein. Ha sido Snapchat, “el 4Chan del Social Media”, el visto y no visto de mensajes que aparecen y desaparecen. Pues atención a esto: ya hay quien ha desarrollado un exploit para esta, todavía en muchos lugares, desconocida red social, con el fin de coleccionar masas de números de teléfono. Cuanto más en boga esté algo, más cerca rondan los peligros.

Como contrapunto a todo lo anterior, no dejemos de mirar a las amenazas más recientes, por si extraemos algún aprendizaje, a pesar de lo cambiante que es el entorno. Es lo que han pretendido los muchachos de Dark Reading, con un completo post sobre las lecciones que dejan tras de sí los cinco mayores ataques de este último año: Cryptolocker, New York Times, Bit9, las operaciones DDoS y el “apagón” surcoreano.

---

Te invitamos a votar nuestros posts, a dejar tu comentario y a compartirlo en redes sociales. Asimismo, si quieres, puedes seguirnos en nuestros perfiles. A la derecha, en la barra lateral, tienes los enlaces ;-)

 

0 comentarios:

Publicar un comentario