martes, 17 de diciembre de 2013

No seas tan inocente

Don't be so naive

Los smartphones llevan ya un tiempo entre nosotros, pero muchos los siguen usando con la inocencia de un niño. No son conscientes de que sus llamadas, sus mensajes o su actividad online pueden ser espiadas.

Ni siquiera el sistema de cifrado más utilizado por las operadoras de telecomunicaciones, conocido como A5/1, es seguro. De hecho, la Agencia de Seguridad Nacional de EE UU dispone de la tecnología necesaria para decodificar las miles de millones de llamadas y mensajes que se envían cada día, según muestra un documento interno de dicha agencia. ¿Cuántos serán los servicios secretos de todo el mundo que también han desarrollado esta capacidad?



Afortunadamente, hay personas que sí están concienciadas con este tipo de situaciones. De hecho, un grupo de activistas le ha asestado un duro golpe al programa de espionaje de llamadas de la poderosa NSA. El activista político Larry Klayman, junto a otros demandantes, ha conseguido que un juez cuestione la constitucionalidad de la recolección de grabaciones de llamadas llevada a cabo por la agencia y, no sólo ha ordenado que cesen esa actividad, sino que borren los registros que tengan almacenados de todos los demandantes.

Sin embargo, hay formas aún más intrusivas de obtener información sensible de los ciudadanos. Por ejemplo, infectando sus móviles con spyware, como hace la red de bots móviles MisuSMS con dispositivos Android. Una vez infectado el teléfono, el malware envía los SMS del usuario a los atacantes, que se encuentran en Corea y China.

Precisamente Android ha sido víctima de multitud de críticas por su versión 4.4.2. Esto se debe a que Google ha suprimido la posibilidad que le brindaba a los usuarios en la versión anterior de seleccionar los permisos que se otorgaba a cada app. Con aquella medida, era más sencillo gestionar la seguridad y la privacidad de cada dispositivo, pero la compañía californiana estima que podría ser mayor el daño que su beneficio.

En cualquier caso, si a los usuarios no les preocupa tomar medidas de seguridad mientras utilizan sus dispositivos, mucho menos lo harán cuando los abandonan por unos nuevos. En este sentido, siempre es bueno tomar al menos tres sencillas medidas: resetear el aparato a sus valores de fábrica, extraer la tarjeta de memoria y, en el caso de las compañías, formar a sus empleados sobre el proceso que deben seguir cuando renuevan su móviles o tablets.

Con las cosas así, ¿estarán preparados los usuarios para realizar pagos con el móvil de forma segura? Tal vez no, pero desde luego sí están dispuestos a hacerlo. Al menos en España, el 60% de los ciudadanos quieren pagar sus compras a través de su dispositivo móvil, según una encuesta realizada por la empresa TECHNOactivity.

---

Te invitamos a votar nuestros posts, a dejar tu comentario y a compartirlo en redes sociales. Asimismo, si quieres, puedes seguirnos en nuestros perfiles. A la derecha, en la barra lateral, tienes los enlaces ;-)

0 comentarios:

Publicar un comentario