martes, 3 de diciembre de 2013

Si nuestros abuelos lo vieran

If your grandparents saw it|Si nuestros abuelos lo vieran

¿Qué cara pondrían nuestros abuelos si vieran el tipo de amenazas a las que nos enfrentamos en este siglo? Seguramente, muchos de ellos, que fueron testigos de varios cambios de régimen y vivieron una guerra civil, no entenderían absolutamente nada.

En realidad, no todo es tan diferente a como era un siglo atrás. Siguen existiendo gobiernos que están decididos a controlar y poner límites a lo que se dice sobre ellos. Lo que cambia es el medio restringido, ahora Internet. En este sentido, China se jacta de haber eliminado los rumores y calumnias de la red tras una importante campaña de “limpieza” llevada a cabo a través de sanciones y detenciones.



No sólo nuestros abuelos, sino muchos de nuestros vecinos también dibujarían en su rostro una expresión de extrañeza si les habláramos de metadatos. Y aún más, si les dijéramos que los servicios secretos australianos han ofrecido cantidades masivas de metadatos de sus ciudadanos a otros servicios de aliados extranjeros, según documentos filtrados por Snowden. Para explicar qué son y qué se puede extraer de ellos, el periodista Oliver Laughland del periódico que dio a conocer la noticia, relata su día en versión metadatos.

Debido a asuntos como éste, la preocupación por la privacidad es una de las tendencias que Kaspersky Lab considera que marcarán 2014. Junto a ella, también el cifrado, que es precisamente el mejor modo de proteger nuestras comunicaciones, según señalan los expertos.

Asimismo la moneda virtual bitcoin también recibe más y más atención. Su cotización aproximada ronda los 1000 dólares. Eso provoca que los cibercriminales aprovechen la más mínima ocasión para infectar tu ordenador y hacer uso de sus recursos para minar (producir) bitcoins. Si ya cuesta explicar a los jóvenes cómo se mina esta moneda, todavía más a los mayores que aún piensan en pesetas.

No obstante, el malware más extendido el pasado mes, según ESET Latinoamérica, fue el gusano Win32/Bundpil que se transfiere a través memorias removibles como pendrives. A él, le sigue una lista de hasta otros nueve virus, troyanos y códigos maliciosos.

Otro riesgo que trae el mundo online es el acoso a los menores. Si un abuelo se enterase de que molestan a su nieto en el cole, iría repartiendo mamporros o garrotazos. Sin embargo, para combatir el ciberacoso es necesario saber detectarlo y conocer la mejor forma de actuar. Con este objetivo, el Instituto Nacional de Tecnologías de la Comunicación (INTECO) a través de la Oficina de Seguridad del Internauta (OSI) y del portal Menores OSI, ha presentado la «Guía de actuación contra el ciberacoso» para padres y educadores.

---

Te invitamos a votar nuestros posts, a dejar tu comentario y a compartirlo en redes sociales. Asimismo, si quieres, puedes seguirnos en nuestros perfiles. A la derecha, en la barra lateral, tienes los enlaces ;-)

0 comentarios:

Publicar un comentario