jueves, 23 de enero de 2014

¡Ay! ¡Hackeo de mis amores!

Oh! My beloved hacking!

¡Brindemos por Chris y Christine! ¡Lo que el hacking ha unido que no lo separe el hombre

Normalmente, cuando hablamos de hacking, nos referimos al que llevan a cabo cibercriminales o hacktivistas para fines más que cuestionables. Sin embargo, en esta ocasión, el genio matemático Chris McKinlay ha demostrado que también sirve para encontrar el amor. Él utilizó sus conocimientos matemáticos y de programación para explotar la base de datos de la web de citas OkCupid y, de ese modo, encontrar chicas afines a él. Finalmente la chispa surgió cuando conoció a la señorita Christine Tien Wang.



Mientras tanto, el Departamento de Seguridad Nacional norteamericano ha tenido que contactar con 114 de sus contratistas y no precisamente para transmitirles un mensaje romántico. La misiva ha sido para informales de que su sitio web ha sufrido un brecha de seguridad y más de 500 documentos han quedado expuestos. Algunos incluso contenían datos bancarios.

Tampoco tendrán ganas de brindar los 13 acusados de trucar lectores de tarjetas instalados en los surtidores de gasolina del sur de EE.UU. con chips bluetooth. De esta forma, robaban la información de las tarjetas de los clientes a distancia. Se estima que la trama pudo conseguir a través de este método hasta 2,1 millones de dólares en un año.

Pero hay historias de amor que se fortalecen. Hoy los amantes del navegador Chrome hoy tienen algún otro motivo para adorarlo. Y es que Google ha anunciado una nueva versión, la número 32, que corrige 11 vulnerabilidades y que contiene mejoras en el rendimiento y la estabilidad. Brindamos con vosotros, ¡chin, chin!

En efecto, sentirnos seguros y protegidos es un motivo de satisfacción y regocijo. También en el entorno empresarial. No obstante, el romance que mantienen normalmente los empleados con la formación en seguridad no siempre es de lo más fluido. El analista de seguridad Pete Herzog defiende cinco maneras de construir una cultura de la seguridad en una organización, tales como no promover un estado constante de amenaza y paranoia, impulsar la felicidad o desalentar la socialización.

---

Te invitamos a votar nuestros posts, a dejar tu comentario y a compartirlo en redes sociales. Asimismo, si quieres, puedes seguirnos en nuestros perfiles. A la derecha, en la barra lateral, tienes los enlaces ;-)

0 comentarios:

Publicar un comentario