jueves, 6 de febrero de 2014

¿Conspiraciones?

Conspiracies?

Decía el astronauta Neil Armstrong que “la gente adora las teorías conspiratorias”. Lo cierto es que hay ocasiones en las que no faltan motivos para pensar que los hechos acaecidos no han sido completamente fortuitos.

Ayer, por ejemplo, Argentina se estremeció por la muerte de 9 bomberos mientras trabajaban en la extinción de un incendio en una nave de la empresa Iron Mountain. Resulta cuanto menos sorprendente que sea el sexto incendio en menos de 20 años que sufre alguno de los almacenes de esta empresa cuyo principal negocio es precisamente la custodia de documentos de compañías financieras, petroleras, telefónicas y otros sectores. Hay quien se pregunta si esta empresa esconde algún oscuro secreto.



Un complot que parece tener más visos de ser real es la manipulación de los mercados por parte de hackers. Según analistas de la firma de seguridad Prolexic, está creciendo el número de ciberataques a empresas financieras cuyo objetivo es bajar el precio de sus acciones e interrumpir las operaciones de intercambio de las mismas.

Dirigiendo la mirada al mundo de la informática, aquellos con la mente más desconfiada podrían pensar que una parte de las vulnerabilidades que se detectan en las aplicaciones informáticas fueron creadas intencionalmente. Por ejemplo, para permitir el espionaje de organizaciones como la NSA. En 2013, la cifra de agujeros de seguridad reportados ascendió por primera vez en los últimos cinco años, hasta la cifra de 4.794. Un número tan extenso puede dar lugar a teorías de todo tipo.

El software de Adobe Flash es uno de los que figuran en la parte alta de la lista por número de vulnerabilidades el año pasado. No obstante, siguen apareciendo algunas nuevas. De hecho, Adobe acaba de lanzar una actualización urgente para cubrir la última descubierta que podría permitir a un atacante tomar el control del dispositivo afectado.

Dejando a un lado el espíritu confabulador, no podemos evitar recordar la saga del popular Agente 007 al pensar en el encargo que la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada para Defensa ha adjudicado a IBM. Se trata de crear un chip CMOS que se autodestruya cuando se le ordene.

El incremento de los pagos sin tarjeta en el punto de venta es una tendencia que tampoco tiene que ver con conspiraciones de ningún tipo. No obstante, entraña sus riesgos. Por ello, la Alliance Smart Card de EEUU ha lanzado un libro blanco sobre los métodos para una autenticación segura de las transacciones sin tarjeta (CNP) y sobre la situación y tendencias del fraude a titulares de tarjetas.

---

Te invitamos a votar nuestros posts, a dejar tu comentario y a compartirlo en redes sociales. Asimismo, si quieres, puedes seguirnos en nuestros perfiles. A la derecha, en la barra lateral, tienes los enlaces ;-)

0 comentarios:

Publicar un comentario