jueves, 13 de febrero de 2014

Drogas, triquiñuelas, alianzas, y rifles inteligentes

“El mercado negro era una manera de sortear los controles gubernamentales. Era una manera de permitir trabajar al mercado libre. Era una manera de abrirse, dando posibilidades a la gente”. No obstante, nos tememos que el mercado negro que describía el economista estadounidense Milton Friedman, difiere, en gran medida, de los que podemos encontrar hoy en Internet. 

A los sitios desarticulados el año pasado, Silk Road y Black Market Reloaded, se ha unido recientemente el cierre de Utopia por las autoridades holandesas. En estos lugares escondidos bajo la red anónima Tor, era posible obtener desde armas o información robada hasta documentación falsa o todo tipo de drogas.





También es habitual que en la Deep web se trafique con las credenciales bancarias de ciudadanos inocentes. Uno de los métodos que utilizan los criminales para copiar los datos de una tarjeta de crédito y obtener su PIN es colocar un lector de tarjetas falso en un cajero automático y una microcámara que les permita grabar la clave de la víctima, tal y como muestran unos chicos en el vídeo que acompaña a este artículo.

Las amenazas tecnológicas son muchas y muy variadas. Por ello, tanto el sector privado como el público promueven constantemente nuevas iniciativas. Microsoft, por un lado, ha alcanzado tres alianzas globales de cooperación contra el cibercrimen con la Organización de Estados Americanos, la Europol y la compañía de tecnología bancaria FIS. Por su parte, el Instituto Nacional de Estándares y Tecnología norteamericano, a instancias de la Casa Blanca, ha desarrollado un conjunto de estándares que ayuden a evaluar a las firmas de seguridad y a defender a las compañías de industrias críticas para Estados Unidos.

En efecto, la obsesión por la seguridad que padecen en aquel país es mundialmente conocida . Y no sólo en el ámbito cibernético. Por eso, su ejército está probando un “rifle inteligente” que permite al tirador colocar una etiqueta virtual junto a su objetivo a través de la mira del arma. Una vez que se aprieta el gatillo, el disparo únicamente se realiza si el rifle está correctamente alineado.

Seguramente a la compañía telefónica Verizon no le importaría que un comando armado con estos rifles inteligentes entrara en el edificio de Brookfield en el centro de Los Ángeles y se cargara todos los fluorescentes que están interfiriendo con la frecuencia de su red inalámbrica de 700Mhz desde hace meses. Aunque probablemente no será necesario, puesto que la Comisión Federal de Comunicaciones ya ha avisado al dueño del edificio de que podría enfrentarse a multas de más de 100.000 dólares.

---

Te invitamos a votar nuestros posts, a dejar tu comentario y a compartirlo en redes sociales. Asimismo, si quieres, puedes seguirnos en nuestros perfiles. A la derecha, en la barra lateral, tienes los enlaces ;-)

0 comentarios:

Publicar un comentario