jueves, 27 de febrero de 2014

La fiebre del oro digital

The digital gold rush

“Es como si hubieran hallado la olla de oro al final del arco iris” afirmaba el especialista en numismática Don Kagin. Se refería a las 1.427 monedas de oro que unos californianos encontraron en su jardín hace un año. Acuñadas entre 1847 y 1894, han sido valoradas en 7 millones de euros. Una de las teorías sobre su origen es que se trata del botín tras el robo a un banco de la época.

Siempre ha habido Ladrones y, por desgracia, parece que estamos lejos de acabar con la mala costumbre de apropiarse de lo ajeno. Un grupo de cibercriminales han utilizado una red de bots infectados con el potente malware espía Pony para robar monedas digitales por valor de 220.000 dólares, tal y como ha alertado Trustwave. Así son los atracos a las diligencias del siglo XXI.



Internet no es sólo un medio que permite a hackers robar de manera remota, también es un gran supermercado donde se puede comprar a distancia todo tipo de información sustraída ilegalmente por los amigos de lo ajeno. El robo de nombres de usuario y contraseñas se ha convertido en algo habitual. De hecho, la firma Hold Security ha descubierto hasta 360 millones de credenciales en el mercado negro.

Para lograr su botín, los cibercriminales se aprovechan de la inocencia del usuario en multitud de ocasiones. Por ejemplo, aprovechando el ruido que se ha generado en torno a Whatsapp tras su adquisición por parte de Facebook. Así, envían mensajes de spam asegurando que la popular app de mensajería está probando una nueva versión de escritorio e invitan a pulsar sobre un enlace desde el cual se descargará un programa malicioso que sirve para instalar troyanos bancarios.

Otras veces, hacen uso de las vulnerabilidades de un determinado software para comprometer un dispositivo. Recientemente se han encontrado varios de estos fallos en soluciones de Apple. Por ello, la compañía de la manzana se ha visto forzada en lanzar actualizaciones de seguridad para su sistema operativo X OS, el navegador Safari y el reproductor QuickTime.

Hace ya algún tiempo que las mentes criminales de la red tienen a los dispositivos móviles en el punto de mira y las compañías de seguridad y los fabricantes son completamente conscientes de ello. Mientras Kaspersky ha lanzado un navegador más seguro para Windows Phone, Boeing desarrolla un modelo de teléfono Android con el nombre en clave de "Black" que se autodestruirá en caso necesario y cuyo principal destino serán instituciones gubernamentales y agencias de defensa. Todo lo que sea necesario para proteger "la olla de oro al final del arco iris".

---

Te invitamos a votar nuestros posts, a dejar tu comentario y a compartirlo en redes sociales. Asimismo, si quieres, puedes seguirnos en nuestros perfiles. A la derecha, en la barra lateral, tienes los enlaces ;-)

0 comentarios:

Publicar un comentario