sábado, 22 de febrero de 2014

Las enseñanzas de San Agustín

Habréis oído en más de una ocasión esa célebre frase que San Agustín decía a sus monjes: ”No es más feliz quien más tiene, sino quien menos necesita”. Una sentencia que viene como anillo al dedo para presentar la noticia del día.

Odyssey-Harvard-800x391

El supercomputador de la Universidad de Harvard se ha estado usando en secreto para minar dogecoins. El artífice de todo esto, además de no compartir la palabra de San Agustín, utilizó sin permiso de la Universidad el Odyssey, formado por un clúster de servidores Dell PowerEdge M600 que suman 4.906 núcleos, para minar una de las monedas virtuales más conocidas. Lo curioso del caso es que el propio Odyssey, pese a lo que pueda parecer, tiene apenas la potencia de minado semejante a 13 tarjetas AMD de última generación, al estar constituido por CPUs y no GPUs, tecnologías más enfocadas a aumentar los ciclos de una máquina, y que por tanto son críticas a la hora de minar.

Seguimos con San Agustín (y de aquí al final del post) "La verdadera felicidad no consiste en poseer lo que se ama, sino en amar lo que debe poseerse". Y cuando lo que se posee aparece en nuestros smartphones sin haberlo pedido, resulta difícil alegrarse. Algo parecido nos ha pasado a algunos de los usuarios de Telegram, la aplicación de mensajería instantánea de los hermanos Durov. Después de la actualización del día de ayer, empezaron a aparecer contactos nuevos totalmente desconocidos para el usuario. Un fallo que al principio fue atribuido a un posible hackeo, y que resultó ser un bug de la nueva implementación de contactos localizados, que ya ha sido solucionado.

"Toda alma anda en busca de descanso y de felicidad. Todo hombre grita que quiere ser feliz". Pero no siempre se consigue. Más teniendo en cuenta que la única barrera que protege nuestra información es una simple contraseña. Un grupo de caracteres que en la mayoría de casos no cumple tan siquiera las normas más básicas de seguridad, tanto de parte del cliente como del servidor, como demuestra este nuevo estudio de privacidad personal. Un 55% de servicios aún aceptan contraseñas poco seguras (“1234”, “password”,...), el 51% no tiene control de enfriamiento o congelación por IP cuando se meten varias veces mal, el 61% no ofrece información alguna de cómo debería el usuario crear una contraseña robusta,...

"Adán y Eva quisieron arrebatar la divinidad y perdieron la felicidad". Una sensación que también padecen los equipos de investigación de malware día tras días, al descubrir nuevas amenazas tan nocivas como Linux/Ebury, un backdoor terriblemente viral que se encarga de infectar dispositivos y robar credenciales. ESET, junto al CERT-Bund, la Swedish National Infrastructure for Computing y la European Organization for Nuclear Research (CERN) nos dan en el artículo enlazado algunos tips para comprender cómo funcionan este tipo de ataques.

---

Te invitamos a votar nuestros posts, a dejar tu comentario y a compartirlo en redes sociales. Asimismo, si quieres, puedes seguirnos en nuestros perfiles. A la derecha, en la barra lateral, tienes los enlaces ;-)

0 comentarios:

Publicar un comentario