miércoles, 26 de febrero de 2014

Lo que Paco de Lucía puede aportar a la industria de la ciberseguridad

Hoy nos sentimos un poco más huérfanos que ayer porque hemos perdido a un maestro. El gran Paco de Lucía nos ha dejado, aunque su música será eterna. Y sus enseñanzas también. Él demostró que había otra forma de hacer las cosas. Interpretó el flamenco a su manera, exploró su fusión con otros estilos y venció el rechazo de los más puristas hasta convertirse en una leyenda mundial. 



Seguramente, en el campo de la ciberseguridad, el éxito de la lucha contra el cibercrimen también estriba en buscar un enfoque diferente y único para tomar la delantera a los delincuentes. Mientras tanto, en 2013, el número de programas maliciosos para Android se incrementó en casi un 500% hasta alcanzar 1,2 millones de amenazas, según G Data.



Precisamente, nuestro país, cuna del inmenso guitarrista gaditano, es una de las regiones más afectadas por el malware móvil, según el “Informe de Amenazas de Seguridad Móvil” que SophosLabs presentó ayer en el Mobile World Congress 2014. De hecho, se ha multiplicado por seis el número de amenazas en los últimos 12 meses. A esas amenazas se suma, además, el primer troyano para Android basado en la red Tor que roba información personal del dispositivo infectado y la envía a un servidor dentro de esta red, lo cual evita que se pueda detectar su ubicación o identificar a su propietario, según ha alertado Kaspersky Lab.

Ante este panorama, los usuarios deben ser conscientes de los riesgos que encaran sus dispositivos, así como poner atención a las redes WiFi a las que se conectan, ser aún más precavidos si han hecho jailbreak a su móvil, actualizar siempre el sistema operativo, cifrar su aparato y protegerlo con PIN, e instalar programas antimalware para evitar ser infectados, en la medida de lo posible.

Tampoco hay que fiarse de las apariencias. Según la investigadora de seguridad Raven Alder, la sensibilidad hacia la mujer, especialmente cuando se trata de controles de seguridad físicos, pueden llegar a significar que se baje la guardia. De ese modo, se atreve a asegurar que “el sexismo puede ser una vulnerabilidad de seguridad”.

Dicho esto, otro punto importante que hay que tener en cuenta en la lucha contra el cibercrimen es aprender de cada experiencia. Tal y como un músico ensaya una y otra vez analizando sus errores para corregirlos, la industria de la ciberseguridad debe analizar ataques pasados para evitar que se vuelvan a producir. Eso mismo ha hecho el analista Roland Dobbins con campaña DDoS llamada “Operation Ababil” llevada a cabo en 5 fases entre 2012 y 2014. Dobbins ha diseccionado el ataque en una presentación que os podéis descargar aquí.

Nada más que añadir, descanse en paz Paco de Lucía.

---

Te invitamos a votar nuestros posts, a dejar tu comentario y a compartirlo en redes sociales. Asimismo, si quieres, puedes seguirnos en nuestros perfiles. A la derecha, en la barra lateral, tienes los enlaces ;-)

0 comentarios:

Publicar un comentario