sábado, 1 de febrero de 2014

'Cerca' y 'lejos', en idioma 'hacker'

“Hola, soy Coco, y hoy os voy a enseñar la diferencia entre ‘cerca’ y ‘lejos’”. Si el popular personaje de Barrio Sesamo volviera hoy a dar lecciones a los más pequeños, bien podría enseñar las diferencias entre ‘hacker bueno’ y ‘hacker malo’. Porque, en el fondo, no son mucho más complicadas que las diferencias entre ‘cerca’ y ‘lejos’.



Ponte en la piel de un tipo curioso a más no poder. De alguien que tiene entre sus aficiones ir más allá de lo que se ve en un vídeo. Por ejemplo, oír una segunda señal de audio. Ese tipo puede tener herramientas para separar canales de audio, extraer el contenido, hacer varios procesos de debug y filtrado, y tratar de descifrar qué significan los dígitos que quedan de toda esa operación. Y conseguirlo. Bueno, pues eso es “cerca”, es decir, un hacker bueno, que cuenta su intrépida historia en windytan.com y que cuenta ya con una legión de fans aplaudiendo su proeza tecnológica.



Ahora ponte en la piel de consultor de seguridad, que tiene entre sus cometidos dar con unos tipos que han desarrollado una de las principales amenazas cibernéticas; por ejemplo: SpyEye. ¿Qué harías? ¿Obtendrías sus nicks en foros de hackers para rastrear todas sus publicaciones? ¿Te autoinyectarías el código malicioso para extraer información de sus archivos? ¿Investigarías en servidores infectados para seguir el rastro? ¿Y con todos esos datos te compondrías un mapa que te llevara a concluir tu investigación con acierto? Pues eso han hecho los chicos de Trendmicro. Y eso es ‘cerca’ y también ‘lejos’. Es decir, hackers buenos persiguiendo a hackers malos.

Sin salir de Trendmicro, nos explican en un interesantísimo post en una “clase para tontos” en qué consiste la red Tor, los clientes de navegación y la amenaza persistente del malware, que utiliza los mismos recovecos que permiten la anonimización para atacar a sus víctimas. E incluso para exigir a quienes han caído en un ataque de ransomware que se instalen un navegador Tor y que efectúen el pago del rescate a través de él. Un post que se pregunta cómo hacer frente a esa oleada creciente de ‘hackers malos’ en un ámbito de navegación concebido por ‘hackers’ que no son malos ni buenos de entrada. Eso es estar más ‘lejos’ que ‘cerca’.

Por último, imaginemos que llevamos la defensa cibernética de un país; por ejemplo, Israel. Ahora imaginemos que recibimos un e-mail y que hacemos clic donde no debíamos. E imaginemos también que 15 de nuestros “soldados” han caído en la trampa. Bueno, pues eso es ‘lejos’: hackers malos tratando de obtener información ilegítima, sin entrar a juzgar aquí las motivaciones (o justificaciones) ideológicas (o políticas), que pueda haber detrás del asunto. Y además de ‘cerca’ y ‘lejos’, este último caso daría para explicar también la diferencia entre ‘prudente’ e ‘imprudente’.

Pero como escribió Michael Ende: “Esa es otra historia, y ha de ser contada en otra ocasión”.

---

Te invitamos a votar nuestros posts, a dejar tu comentario y a compartirlo en redes sociales. Asimismo, si quieres, puedes seguirnos en nuestros perfiles. A la derecha, en la barra lateral, tienes los enlaces ;-)

0 comentarios:

Publicar un comentario