sábado, 22 de marzo de 2014

Héroe, traidor, americano, ciudadano: Snowden

“No importa en absoluto quién soy realmente. Si soy la peor persona del mundo puedes odiarme y largarte. Lo que importa de verdad es el tipo de Internet que queremos, el tipo de relación con la sociedad. No usaré palabras como héroe o traidor. Soy americano, y soy un ciudadano”



Con estas palabras inició su intervención el pasado 18 de marzo, en el encuentro TED de Vancouver, el ex contratista de la NSA, Edward Snowden. Fue una intervención inesperada y no exenta de espectáculo. “Desde algún lugar de Rusia”, dijo su presentador, Snowden en una pantalla con su imagen en streaming, sobre el soporte de un robot humanoide que él mismo dirigía desde la distancia.


Durante su intervención, este “ciudadano americano” dejó anuncios tan relevantes como que “lo más importante [de las revelaciones] aún está por venir”, y advertencias tan severas como que “lo mejor que puede hacer hoy una empresa, ahora mismo, sin consultar siquiera a los abogados, para proteger a todos los usuarios de Internet del mundo, es cifrar su página web”.

Y mientras a la NSA se le suben los enanos a las barbas, la OTAN y el Comando Central de EEUU (CENTCOM) tampoco se quedan atrás. Se ha revelado que ambos sufrieron el pasado fin de semana varios ataques: unos, a cargo del Ejército Electrónico Sirio, afín al presidente sirio Bashar al-Assad; y otros, al menos, por parte de Cyber Berkut, un grupo de hackers leales al ex presidente ucraniano Viktor Yanukovych.

Con tanto fuego cruzado y de tal calibre, parecería que cualquier cosa es creíble y que nadie llama al sentido común. Pero afortunadamente hay excepciones, como la del “hacker de aviones” Hugo Teso, talento español emigrado, que en una reciente entrevista con el diario El Mundo afirma que una cosa es que sea posible hackear un avión desde un móvil, y otra que sea factible dada la complejidad y los costes asociados a semejante operación.

También llama al sentido común un post en We Live Security acerca del malware diseñado para el sistema operativo Mac OS X en los últimos diez años. La entrada arranca de esta guisa: “Antes de empezar, tengamos clara una cosa. El problema del malware en Mac OS X no es ni de lejos tan grave como en Windows”. Una vez aclarado eso, el autor desgrana lo más importante del malware para los sistemas made in Cupertino, precisamente por el exceso de confianza que tienen los usuarios de la manzana.

La falta de sentido común es tan mala como el exceso de confianza. Aquí no damos tregua ni a la una ni al otro, y te lo contamos a diario en nuestros posts y redes sociales. A la derecha, en la barra lateral, tienes los enlaces ;-)
 

0 comentarios:

Publicar un comentario