jueves, 24 de abril de 2014

La ciberseguridad no es sólo cosa de ‘frikis’

La gente me mira como si fuera un bicho raro. No es porque lleve un bigote estilo Dalí. Tampoco porque me guste cantar utilizando un brócoli  como micro mientras hago spinning. Lo cierto es que todo el mundo me mira como si fuera un extraterrestre cuando les digo que me dedico a la ciberseguridad. 
Aunque el conocimiento de los usuarios se va incrementando poco a poco en lo que se refiere a medidas de precaución y protección en el uso de sus dispositivos electrónicos, aún hay una gran mayoría que no es consciente de los riesgos que les rodean y ve el campo de la seguridad de la información como algo de otro planeta. Por eso, es más sencillo que se conviertan en víctimas de cibercriminales.

A un usuario medio le costaría reconocer que la campaña de spam que en las últimas horas ha inundado Twitter tiene un carácter malicioso. Y si su cuenta ha sido afectada, le resultaría aún más difícil comprender por qué se publican tuits que no ha escrito él.
También es posible que un trabajador que apunta sus contraseñas en una hoja no sea completamente consciente de las repercusiones que podría tener la pérdida de dicho papel. Por ejemplo, recientemente un trabajador de Skymark Airlines perdió de vista un papel con códigos de seguridad del aeropuerto de Tokio justo antes de la visita de Obama y el equipo de seguridad de dicho aeropuerto se vio forzado a cambiar todas las claves del edificio.
¿Bitcoins? ¿Bots? Son muchos los usuarios que no tienen ni la menor idea de a qué se refieren esos términos. Por lo tanto, contarles que 5 servidores de la Universidad Estatal de Iowa (EE.UU.) han sido hackeados para minar bitcoins les dejaría con cara de póker. Si después de eso, te atreves a decirles que, de acuerdo con Distil Networks, Estados Unidos es el país que genera casi la mitad del tráfico de bots maliciosos en el mundo, entonces efectivamente te mereces que te miren como a un bicho raro.
Tal vez, te escuchasen con más atención si les explicaras los peligros que atenazan a sus dispositivos móviles. Al menos en España, según una encuesta online de Just Eat, un 61% de los usuarios se declaran adictos a su móvil, especialmente a las apps de comunicación y redes sociales. Otro tema que les puede resultar interesante es el uso de proxies para poder saltarse restricciones de acceso y navegar de forma más anónima en Internet. Pero obviamente es mejor no mencionar la palabra “proxy” si quieres que te hagan algún caso.
Desde el CIGTR te animamos a que no permitas que miradas extrañadas o aburridas te hagan darte por vencido. Sigamos todos evangelizando sobre ciberseguridad para ponérselo cada día más difícil a los malos.
Te invitamos a votar nuestros posts, a dejar tu comentario y a compartirlo en redes sociales. Asimismo, si quieres, puedes seguirnos en nuestros perfiles. A la derecha, en la barra lateral, tienes los enlaces ;-)

0 comentarios:

Publicar un comentario