lunes, 5 de mayo de 2014

Apaga y vámonos

¿Pero qué haces leyendo esto? Corta, apaga, sal a tomar aire puro y olvídate de Internet. Si te parece drástico, es que no sabes que unos investigadores israelíes han encontrado un agujero en el protocolo DNS. Es decir, en la base misma del Internet actual. En lo que sirve para que una dirección IP se interprete como una URL, y viceversa, por resumir mucho el significado de DNS, Domain Name System.

Ya que insistes en seguir leyendo, también hay que decir que los propios investigadores han afirmado que a ellos no les consta que se haya explotado esta brecha, más que nada porque entraña una gran complejidad técnica. Pero vamos, al menos sobre el papel, es virtualmente posible que cualquier web que creas que estás visitando en este preciso momento, sea cualquier cosa menos el lugar al que te dirigías.

¿Cuánto tiempo lleva abierta esta brecha? Vendrá bien que nos hagamos a la idea de que las amenazas se presentan ya en este “nuevo” formato: la posibilidad de que hayan sido explotadas durante meses, o años, según un informe que se ha hecho público durante la conferencia de ciberseguridad CeBIT, en Sidney. Allí, los investigadores han aprovechado para darle un “tirón de orejas” al Gobierno y recordarle que en esta materia no caben las medias tintas: o seguridad máxima, o exposición segura.

Otro tirón de orejas lo recibe Europa en un documentado reportaje de Phys.org, en el que se explica que el principal problema del Viejo Continente es la reticencia de las agencias a compartir la información sensible en torno a la seguridad. Con un escenario así, ya puedes montar los ejercicios de ciberseguridad más ambiciosos, que nada ni nadie te va a librar de un Snowden, o de un Heartbleed, sin que nos guíe el ánimo de poner ambos nombres en el mismo montón de cartas.
                                                                                                                                                       
¿Será que les falta cintura “hacker” a los Estados? Varios investigadores de seguridad han decidido cambiar las reglas y buscar e identificar a los “malos” en sus propias webs. ¿Cómo? Pues nada menos que aprovechando el bug Heartbleed. Como dice uno de esos mismos investigadores, “Heartbleed lo ha expuesto todo”. Y todo es todo.
                                                                               
Aun así, la carrera contra el cibercrimen es agotadora. Según un estudio que publicará próximamente el Ministerio del Interior de España, el 95% de los ciberdelitos quedan impunes. O más. Porque hablamos solo de los casos que conocen las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, pero es bastante probable, por no decir seguro, que habrá más. Sobre todo si tenemos en cuenta la velocidad a la que se propagan las amenazas para los dispositivos más recientes. Una infografía de FireEye lo deja claro, respecto a los smartphones: Smart (inteligente) no significa Seguro.


En todo caso, por compartir nuestros posts no vas a correr mayores riesgos ;-) En la derecha, en la barra lateral, tienes los enlaces a nuestros perfiles Social Media. También te puedes suscribir a nuestras entradas, e incluso votar en los posts y dejar tu comentario.

0 comentarios:

Publicar un comentario