viernes, 30 de mayo de 2014

Cuando la realidad supera a las predicciones

"Veo a Facebook como la próxima Microsoft, para mal o para bien. Es una compañía asombrosa que hará un montón de cosas, buenas y malas". A Jimmy Wales, uno de los fundadores de la Wikipedia, no se le puede decir que no sepa anticiparse, pues estas palabras las dijo en el año 2007 (Wikiquote). De hecho, el mal y el bien están presentes en Facebook… en muchas ocasiones al margen de la propia Facebook.



Hace unos días FireEye puso en aviso a la comunidad al documentar las actividades de grupo cibercriminal iraní denominado Ajax Security Team, y ahora ha sido iSIGHT la firma que ha desvelado la existencia de la que se considera "campaña de ciberespionaje más elaborada de los últimos años" (que equivale a decir "en la Historia"). La campaña consiste en la recreación hasta grados extremos de veracidad de falsos perfiles en Social Media, especialmente Facebook, destinados específicamente a trabar contacto con agentes de inteligencia de Estados Unidos y políticos de todo tipo a lo largo y ancho del planeta.


En la ciberguerra, como en el amor y en la guerra, todo vale. Y quien no haya asumido que estamos en ciberguerra puede que llegue demasiado tarde cuando quiera darse cuenta. Sobre ciberguerra fue precisamente la charla que dieron en la pasada RootedCON los investigadores españoles Juan Antonio Calles y Pablo González. El vídeo de aquella intervención por fin está disponible, y dónde mejor difundirlo que en los canales de su web: Flu-Project.
                                   
Otro bien conocido investigador español, Chema Alonso, puso ayer "patas arriba" el mercado de aplicaciones en el Sistema Operativo Android, al publicar la detección de contenido malicioso made-in-Spain con capacidad para hacerse con todos los datos de los usuarios. Hoy amplía esa historia, ya que de la noche a la mañana estas aplicaciones han desaparecido del mercado (que no de los dispositivos), y aprovecha para explicar más en detalle cómo funcionan dichas aplicaciones.

Quizá tengas la impresión de que el mercado de malware está enloquecido. Si es así, tenemos una mala noticia: aciertas. Según un informe de Panda Security se han vuelto a batir todos los records: más de 160.000 nuevas muestras aparecen cada día. Y esas son las localizadas. Imagínate por dónde puede andar la cifra real. ¿Asusta? Pues ahora súmale la tendencia del malware a infectar equipos especializados en algo que hasta hace poco era ciencia ficción: personalizar nuestros hábitos en función de reconocimientos biométricos. Porque quien dice servicio personalizado también puede decir… privacidad invadida.

En cualquier caso, la privacidad es uno de esos valores que en los nuevos escenarios tendrá que ver unas reglas del juego redefinidas. Ya vimos hace unas semanas cómo la Justicia Europea obligaba a Google a respetar el mal llamado "derecho al olvido". Ya veremos cuánto dura este juego de cargar contra el mensajero, y no contra la fuente. De momento, Google ya ha anunciado que todos los internautas europeos dispondrán en un plazo de tiempo no especificado de una herramienta para borrar referencias personales en el gigante de las búsquedas. Para ello tendrán que usar, precisamente, algún tipo de sistema de reconocimiento biométrico. Contradicciones de los nuevos tiempos: olvida mi información a cambio de… información aún más valiosa.


Lo que no es nada contradictorio es que si te ha gustado este post, lo votes, lo comentes, lo compartas, lo "másunees" en Google+, lo "retuiteees", lo "gustes" en Facebook. ¡Será por opciones! A la derecha, en la barra lateral, tienes los accesos a nuestros canales sociales ;-)

0 comentarios:

Publicar un comentario