martes, 20 de mayo de 2014

El ciberespionaje industrial, nuevo caballo de batalla para la diplomacia


“¡Nos habéis espiado!”, dicen unos. “¡No sabemos de qué estáis hablando! ¡Vosotros sí que nos espiáis!”, responden los otros. Y así han ido pasando los meses hasta que los primeros han decidido ir un paso más allá.

Ayer, el Departamento de Justicia de EE.UU. acusó oficialmente a cinco militares chinos de ciberespionaje industrial. Tras todo lo revelado por Edward Snowden sobre las prácticas de espionaje de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) estadounidense, este gesto podría ser visto como un arranque de cinismo. De hecho, no parece una medida muy acertada ya que podría tener efecto bumerán, tal y como apunta la publicación Wired. Una vez abierta la veda, China y otros países afectados por el espionaje de la NSA podrían comenzar con las imputaciones de funcionarios estadounidenses. De momento, el gigante asiático niega las acusaciones y pronostica el deterioro de las relaciones diplomáticas entre ambas potencias.

Al final, el sector empresarial será el más perjudicado con este conflicto. Tal y como describe el “Informe Especial ¿Quién le espía? Ninguna empresa está a salvo del ciberespionaje” de Kaspersky Lab, en un escenario de ciberataques entre países, las empresas sufrirán efectos “colaterales” que afectarán gravemente a su seguridad y a los datos de sus negocios y clientes.  Aunque una ciberguerra como tal parece lejos de producirse. O, al menos, eso es lo que piensa Simón Roses, fundador de Vulnex, la primera empresa española que ha ganado un concurso convocado por la DARPA. Roses se pregunta, “¿para qué provocar una ciberguerra donde nadie ganaría y se perderían relaciones comerciales, cuando se puede robar información sin que se enteren y seguir teniendo relaciones?”.

Por lo tanto, mientras los diplomáticos se pelean, es más provechoso preocuparnos por proteger lo máximo posible la información de nuestros negocios para impedir ser víctimas del ciberespionaje. Por ejemplo, cifrando nuestras conexiones. De hecho, en el último año el tráfico cifrado se ha duplicado en Estados Unidos y se ha cuadruplicado en Europa y Latinoamérica, según el informe “Global Internet Phenomena” de la firma Sandvine. También se ha incrementado el uso de software de navegación anónima, como PirateBrowser, que ya ha llegado a los 5 millones de descargas desde que fue lanzado hace 9 meses.

Mientras tanto, en España, nos preocupan más otro tipo de ciberamenazas como la pornografía infantil y el acoso sexual a menores. En este sentido, de las 178 personas que detuvo y de las 212 que imputó la Guardia Civil por ciberdelitos en 2013, 96 arrestados y 48 imputados estaban implicados en delitos contra los menores de edad.


0 comentarios:

Publicar un comentario