martes, 15 de julio de 2014

Las ciberamenazas también viajan por satélite


El 15 de julio de 2004, la NASA lanzó su tercer satélite del Sistema de Observación Terrestre llamado Aura. Su misión era medir la concentración de ozono, la calidad del aire y el clima de nuestro planeta. Diez años más tarde, la compañía O3B ha mandado cuatro satélites a 8.000 kilómetros de la Tierra. Sin embargo, en este caso, la función de estos ingenios espaciales es la de extender la cobertura de Internet a cerca de 3.000 millones de personas.

Sin duda, el hecho de que una masa de población tan amplia cuente con una mejor conexión a Internet presenta un sinfín de nuevas oportunidades, pero también entraña una serie de consecuencias negativas. Por ejemplo, los cibercriminales tendrán la posibilidad de incrementar considerablemente su número de víctimas. Carne fresca para el nuevo troyano bancario Kronos, vendido en el mercado negro por la ajustada cifra de 1.000 dólares, que se aprovecha de muchas de las características del famoso malware Zeus y que es capaz de pasar inadvertido a varios sistemas de seguridad.

Además, también se espera un incremento masivo en la propagación de otro troyano bancario cuyo código fuente ha sido hecho público, Tinba. De esta forma, aumentarán casi de forma automática el número de variaciones de este software malicioso y la cantidad de usuarios infectados por él.

¡Pero si los troyanos bancarios fueran las únicas amenazas de Internet podríamos darnos con un canto en los dientes! Por desgracia, la lista es larga. Por ejemplo, acaba de conocerse una vulnerabilidad en el servicio de directorio de Microsoft “Active Directory” que podría llegar a afectar al 95% de las compañías de la lista “Fortune 1000”. Otro fallo de seguridad en el sitio web de noticias tecnológicas CNET ha permitido que unos hackers robaran los nombres de usuario, las contraseñas cifradas y los emails de un millón de sus usuarios.

Uno de los sectores que mejor deben protegerse de todos estos peligros es el financiero. Por ello, la Autoridad Monetaria de Singapur (SAM), un país cuya principal actividad económica depende de este sector, ha publicado una nueva legislación que, entre otras cosas, define las funciones y responsabilidades de la Junta Directiva y de la alta dirección de una institución en la gestión de riesgos y su mitigación.

Como ves, Internet tiene dos caras. Para protegerte mejor de su cara menos amable es conveniente que te mantengas informado sobre todo lo que pasa en el mundo de la ciberseguridad, así que te invitamos a seguirnos  a través de nuestros canales sociales (los enlaces están en la barra lateral) o aquí en nuestro blog. 

0 comentarios:

Publicar un comentario