jueves, 10 de julio de 2014

El cibercrimen tiene mal karma

“Yo solía robar mucho. Pero ya no lo hago más porque creo en el karma”. Compartas o no la opinión del actor Andy Dick sobre el karma, lo que está claro es que si actúas de forma dañina para los demás, antes o después acabarás enfrentándote a sus consecuencias.


Así que si participas en una trama de fraude que compromete 4.000 tarjetas de crédito y débito, y que causa unas pérdidas estimadas de 650.000 dólares, puedes esperar que antes o después llegue tu castigo. Una mujer de Florida ha sido condenada a siete años de prisión por este delito.

En el caso de que piratees el sistema de una compañía de servicios de asistencia técnica como Zendesk y aproveches que Twitter es uno de sus clientes para robar un millón de sus tickets de petición de soporte, siempre puedes tener la esperanza de que no te pillen. Pero si además aprovechas esa información para comprometer los ‘feeds’ de dos compañías en Twitter, podrías enfrentarte a un máximo de 10 años de cárcel y multas de hasta 250.000 dólares, como le ha pasado a Cameron Lacroix, un joven de 25 años que ya ha sido condenado por piratería informática y robo de tarjetas de pago anteriormente.

¿Pero qué te puede suceder si entorpeces una investigación policial negándote a revelar la contraseña de tu ordenador, a pesar incluso, de que el juez te haya instado a ello? Pues que pasarás 6 meses entre rejas, al menos en Reino Unido, donde el estudiante de informática de 22 años Christopher Wilson ha sido condenado por no facilitar sus claves de cifrado.

Otro tipo de ciberfechorías que puede sancionar la justicia (o el karma) son los ataques distribuidos de denegación de servicio (DDoS) contra la organización anti-spam Spamhaus en marzo de 2013. Presumiblemente la policía ya ha detenido a dos de sus responsables, pero aún están en busca y captura dos estadounidenses, dos rusos y un chino

No importan el tiempo ni la distancia. Si eres sospechoso de haber infectado con malware el sistema informático de varias tiendas para robar la información de las tarjetas de crédito de sus clientes y venderla en el mercado negro, te enfrentarás a las consecuencias. Aunque lo hicieras entre 2009 y 2011. Incluso, aunque te encuentres en las Maldivas. O, a pesar de que seas diputado en la cámara baja rusa. El pasado fin de semana, EE.UU. apresó a Valerevich Seleznev, conocido como "Track2" en el mundo underground de Internet, al que buscaba desde 2011 como sospechoso del delito anteriormente mencionado. No obstante, Rusia ha acusado a la potencia norteamericana de secuestrar a uno de sus ciudadanos, rompiendo así un acuerdo bilateral. 

¿Tú crees en el karma? ¿En la justicia poética, tal vez? Cualesquiera que sean tus creencias te invitamos a seguirnos para mantenerte informado sobre todo lo que pasa en el mundo de la ciberseguridad a través de nuestros canales sociales (los enlaces están en la barra lateral) o aquí en nuestro blog. 

0 comentarios:

Publicar un comentario