sábado, 2 de agosto de 2014

El secreto de EEUU

¿Por qué EEUU tiene tan bien engrasada la máquina de producir innovación tecnológica? Es una pregunta que muchos otros gobiernos se preguntan, y que permite a los americanos gozar de una posición preferente en el reparto económico mundial.


Para Veiko Lember, director de la Escuela de Innovación y Gobernanza Ragnar Nurske de la Universidad de Tallinn en Estonia, la respuesta es hasta cierto punto sencilla. Y junto a Rainer Kattle y Tarmo Klavet, acaba de publicar el libro "Contratación Pública, Innovación y Política: Perspectivas Internacionales", donde desvela, entre otras cosas, el secreto de Estados Unidos: la feroz apuesta por la subcontratación de empresas tecnológicas bajo el amparo de proyectos de agencias de inteligencia y militares. Una estrategia que les lleva a correr mayores riesgos a un ritmo mucho más rápido que el resto de países, y por tanto, aprender de sus errores y producir mayores innovaciones. Eso, unido a una política fuertemente patriótica y a una sociedad que favorece el gasto militar “a cambio de una mayor seguridad nacional”.

Y es precisamente este tipo de medidas las que han generado un sentimiento de rechazo y desconfianza en el resto de países, como demostraba recientemente China al considerar los iPhones como una posible herramienta que ponía en peligro la privacidad de sus ciudadanos, o la petición que la secretaría de Medios de Comunicación Rusa realizaba esta semana al gobierno americano para que Apple abriera a auditoría interna el código fuente de su sistema operativo.

Ligado al primer punto, Andrew Lee, CEO de ESET en Norteamérica, junto con un nutrido grupo de expertos en seguridad, hace público un paper titulado “El malware es llamado malicioso por una razón: El Riesgo de transformar el código en un arma”, donde desvelan cómo toda esa innovación asociada a productos de espionaje suele acabar en manos enemigas, lo que repercute en un problema de seguridad a largo plazo. Herramientas que fueron hace apenas cinco años armas digitales al servicio del gobierno de EEUU están siendo utilizadas para atacar su país, e incluso aquellas actualmente en uso acaban por causar daños colaterales que se agravan con el tiempo.

Para todo ello, y como siempre recomendamos desde el CIGTR, formarnos en materia de seguridad y privacidad es una apuesta a futuro. Para esta tarde de sábado, qué mejor que pasarla realizando este sencillo examen del Máster de Seguridad de la UEM relativo a la seguridad en aplicaciones y bases de datos. Y no tengas miedo a consultar aquello que no sepas por Internet, lo importante es aprender.


Y si has llegado hasta el final, recuerda que puedes votar y comentar nuestros posts, o seguir nuestro día a día en Twitter y en otros perfiles sociales, cuyos enlaces tienes a la derecha, en la barra lateral del blog.

0 comentarios:

Publicar un comentario