lunes, 18 de agosto de 2014

Las fiestas patronales de Internet duran todo el año

En esta época del año, muchas localidades españolas celebran sus fiestas patronales. A lo largo y ancho de todo el país, los pueblos se engalanan para la ocasión y multiplican significativamente su población durante estas fechas. Son días de encierros, charangas, procesiones y verbenas;  de mucha comida y, quizá, demasiada bebida; un tiempo compartido con la familia y los amigos de la infancia. 

Se podría decir que Internet también tiene sus particulares fiestas, pero con una salvedad: en la Red, estas festividades se celebran todo el año. En los “ciber-encierros” de Internet los toros corren en forma de ataques distribuidos de denegación de servicio (DDos) y arremeten sin piedad contra todo lo que se les ponga por delante. De hecho, cada vez son más “bravos”. En el segundo trimestre de 2014, el tamaño de estos ataques se ha incrementado un 291% con respecto al primero, según un informe de VeriSign. En este sentido, el 65% de ellos sobrepasan el 1 Gbps.

En el ciberespacio las verbenas son inmensas. Cientos de millones de usuarios disfrutan cada día de infinidad de orquestas a modo de servidores y dispositivos conectados. No obstante, siempre hay quien desea acercarse lo máximo posible al escenario para no perderse absolutamente nada de lo que suceda. Parece que la agencia de inteligencia británica GCHQ ha estado buscando los mejores puestos de cada verbena escaneando todos los puertos abiertos de 27 países a través de un proyecto llamado “Hacienda”. De esa forma, se habrían apoderado de servidores vulnerables para utilizarlos posteriormente en ataques sin desvelar su identidad.

Pero si hay algo que anima las fiestas populares en España es la música de las charangas y fanfarrias. En Internet, sin embargo, los usuarios se entretienen viendo vídeos y ojeando sus redes sociales. Aunque a veces unas actividades tan simples pueden traer problemas. Por ejemplo, en Facebook, algunos de los contenidos que se viralizan a la velocidad del rayo son falsos y llevan a los usuarios a webs maliciosas orquestadas por cibercriminales. La última gran mentira en extenderse por la mayor red social del mundo ha sido la muerte del luchador y actor estadounidense de los 90 conocido como Hulk Hogan.

Para recuperar fuerzas y disfrutar más de la fiesta, nunca pueden faltar la comida y la bebida. Por ejemplo, los navegadores que utilizamos para explorar Internet se alimentan de jugosas actualizaciones de seguridad que les fortalecen tras incansables días o semanas de juerga. Recientemente le ha llegado el turno a Safari, para el que Apple ha lanzado actualizaciones que cubren 7 vulnerabilidades.

Pero hay que tener cuidado de no sobrepasarse. La mayoría de nosotros hemos experimentado alguna vez los efectos que puede producir la ingesta excesiva de comida o de bebida. Parece ser que el navegador Internet Explorer terminó ‘embriagado’ tras su última actualización de seguridad que provocaba la aparición del temido “pantallazo azul de la muerte”. Así que Microsoft ha aconsejado a todos sus usuarios que desinstalen el parche MS 14-045 lanzado el 12 de agosto.

Otro peligro de las fiestas de los pueblos son las habladurías, especialmente en los pueblos pequeños en los que todo se sabe. Si alguien se pasa de la raya con el alcohol y dice o hace alguna tontería, al día siguiente lo sabrá todo el pueblo. En este sentido, Internet es como un pueblo inmenso lleno de cotillas. El proyecto “PORTAL” pretende ponerles las cosas más difíciles a cibercriminales, gobiernos y empresas, y permitirte pasar desapercibido en la Red. Se trata de una modificación del firmware de un router TP-Link que conecta al usuario automáticamente a la red anónima TOR.

Si queréis disfrutar de la fiesta diaria de Internet de forma segura, os invitamos a manteneros informados a través de nuestros canales sociales (los enlaces están en la barra lateral) o aquí en nuestro blog. ¡Felices fiestas!. 

0 comentarios:

Publicar un comentario