jueves, 4 de septiembre de 2014

Si las ciberamenazas no duermen, ¿tú tampoco?

El escritor italiano Antonio Tabucchi decía que prefería “el insomnio a la anestesia”. Era como afirmar que prefería permanecer constantemente alerta que “estar en babia”. Lo ideal sería no tener que elegir entre los dos extremos. Pero hoy en día hay tantas cosas que nos pueden quitar el sueño...


Por ejemplo, las brechas de seguridad y las fugas de información. Es muy probable que el equipo de ciberseguridad de la cadena estadounidense de almacenes de bricolaje Home Depot no haya podido pegar ojo desde que el bloguero Brian Krebs afirmó que había descubierto evidencias que sugerían que cibercriminales habían conseguido robar los datos de las tarjetas de crédito de los clientes de prácticamente las 2.200 tiendas que tiene en EE.UU. La compañía aún no lo ha confirmado, pero está investigando el caso. Si finalmente fuera cierto, podría tratarse de la mayor brecha de la historia.

No obstante, hay muchas otras amenazas que pueden fomentar nuestro insomnio. Por ejemplo, los increíbles niveles de creación de nuevo malware. En el segundo trimestre del año, aparecieron cuatro nuevos códigos maliciosos por segundo, según un informe de McAfee. También ha crecido el número de ataques de phishing. Tal y como muestra un informe de Kaspersky Lab, el uso de esta técnica para embaucar a los usuarios a través de emails engañosos se elevó en julio casi un 8%. De todos esos mensajes, el 42% se dirigían a usuarios de servicios financieros como Paypal. 

El phishing también se utiliza para atacar a objetivos muy concretos dentro de una organización y robarles sus credenciales de acceso a los sistemas informáticos de dicha organización. Esta amenaza podría convertirse en la peor pesadilla de un CISO que hubiera conseguido vencer al insomnio. Sobre todo, tras conocerse el estudio que ha realizado McAfee. Afirman que un 80% de los usuarios corporativos no supieron identificar al menos 1 de cada 7 emails de phishing.

Por su parte, Twitter no quiere dormirse en los laureles respecto a la seguridad, así que ha decidido lanzar un programa de recompensas para cualquier usuario que le informe de problemas de seguridad en su plataforma. El ávido usuario se llevará a cambio una compensación mínima de 140 dólares. Tampoco en la NASA son amigos del letargo y ya están perfeccionando un sistema de control aéreo para una tecnología emergente: los drones. La creciente propagación de estos pequeños ingenios voladores podría dar lugar a cantidad de accidentes si no se regula su tráfico aéreo.

No nos malinterpretes, no pretendemos privarte del sueño con todas estas noticias ni provocarte pesadillas, nos conformamos con que te mantengas atento a las amenazas mientras estés despierto. Mañana os contaremos más, así que síguenos a través de nuestros canales sociales (los enlaces están en la barra lateral) o aquí en nuestro blog.

0 comentarios:

Publicar un comentario