domingo, 30 de noviembre de 2014

El top 5 de la semana en Seguridad (LIV)

¿Dejarías tu vida en manos de un ordenador? La respuesta a primera vista es un gran ¡No! Pero, si acercamos la lupa, vemos un concepto que cada vez tiene más fuerza, llamado Internet de las cosas y, si enfocamos más aún, vemos que entre estas cosas están los automóviles, hoy día ordenadores con ruedas. Los peligros que entraña el sueño del coche sin conductor han sido lo que más ha interesado esta semana a nuestras lectoras y lectores.


Los llaman coches autónomos y los fabricantes prometen que el año que viene habrá automóviles sin conductor en Gran Bretaña, algo que ha puesto en aviso al Instituto de Ingeniería y Tecnología de aquel país, que avisa que el 98% de los programas que hacen funcionar estos vehículos tienen serios defectos que podrían llevar incluso a que un atacante tomase su control remoto. 


Y es que estamos construyendo un mundo de 0s y 1s vertiginosamente, pero dejamos una estela de fallos que lo hacen terriblemente imperfecto. Como las monedas virtuales Bitcoin, teóricamente anónimas: un equipo de investigadores ha descubierto que es posible descubrir la identidad de alguien que opere con Bitcoins en la red, también anónima aunque cada vez menos, Tor.

Por no hablar de las contraseñas con que protegemos este mundo de bits, un sistema de seguridad imperfecto a rabiar. Así lo cuenta un largo reportaje de “The New York Times” donde se explica el problemón que es para una empresa recuperar sus sistemas cuando ha muerto el 80% de su plantilla en un ataque terrorista y los empleados, por “seguridad”, no guardaban sus contraseñas por escrito. Eventualidades de este tipo deben preveer las estrategias nacionales de ciberseguridad, como la que acaba de presentar ENISA.

Foto: Lokan Sardari
Lejos de estas alturas, en el mundo de los usuarios los peligros también son variopintos, como la historia que explica el blog de Ontinet: Que lleve cuidado quien se conecte a la WIFI del vecino, pues si el vecino sabe de informática puede acabar con el ordenador frito.

Seguros de que nuestras lectoras y lectores no hacen estas cosas, les deseamos un plácido descanso lo que queda de domingo.

0 comentarios:

Publicar un comentario