jueves, 6 de noviembre de 2014

La importancia de las comunicaciones seguras

Nuestra sociedad está asentada en la figura de la comunicación. Somos seres sociales, dependemos unos de otros para sobrevivir, y la forma que encontramos en su momento de fortalecer nuestras debilidades y afrontar los peligros que nos acechaban fue sin lugar a dudas evolucionando el sistema de comunicación, que ni es el más complejo ni el más eficiente del mundo animal, pero sí el más adaptativo.


El controlar el medio de comunicación es una de las garantías que toda compañía y gobierno desea. Controlar el medio te otorga control sobre el discurso, y por tanto, capacidad para dirigirlo hacia tus intereses. Que Facebook realiza experimentos con nuestros muros y perfiles es un hecho. Que estos experimentos aumenten hasta en un 3% el interés de la población por las votaciones del gobierno de EEUU con tan solo favorecer debates relacionados con los dos grandes favoritos a la presidencia roza lo ético y moral.

El canal es tan importante como el medio utilizado. De nada sirve que la seguridad de un medio sea a prueba de bombas si el canal ofrece pocas garantías y mucho riesgo. Dimitry Bestuzhev, de Kaspersky Labs, descubrió como muchos de los antiguos clientes de un hotel de lujo dejaban rastro e incluso credenciales de acceso incluidas por defecto en la tablet que el hotel ofrecía en la habitación. Información privada, resultados de búsquedas realizadas en el navegador, lista de contactos e incluso datos de salud (como el estado de embarazo de una de las antiguas inquilinas). Eso descontando la libertad que tendría un posible atacante de instalar cualquier tipo de herramienta de espionaje que recopilara en remoto y en tiempo real todos los datos de futuros clientes, sin tener tan siquiera que volver a hospedarse en el mismo.

Conociendo el panorama, y puesto que la comunicación digital es pilar básico de la sociedad actual, no está de más consultar la completa lista de aplicaciones de mensajería liberada por la EFF donde se compara su verdadera privacidad y la gestión real que hacen de los datos de sus clientes.

Para el resto de comunicaciones, y puesto que muchas de las que habitualmente utilizamos tienen las peores valoraciones en cuanto a anonimato y privacidad, no es mala idea probar extensiones como Shadowcrypt, en este caso de Chrome, que funciona con Twitter, Facebook, GMail o Reddit, y se encarga de cifrar de punto a punto todo contenido enviado desde ella, gracias a una clave pública (única para cada servicio) que eso sí, tendrá que tener la otra persona para descifrarlo.

Si todavía queremos más seguridad, tenemos varias opciones de herramientas de comunicación cuya base es el anonimato. Desde Cryptocat (navegador), utilizada por Snowden para comunicarse con el periodista Glenn Greenwald, pasando por Signal (Android/iOS), TextSecure (Android), ChatSecure (compatible con Facebook, Hangouts y demás), Silent Phone (Android e iOS) con videollamadas y Silent Text, de los mismos desarrolladores de la anterior, y enfocada a la mensajería instantánea.

Y para terminar, un clásico entre los clásicos. Porque por mucha protección que utilicemos, cualquier fallo en las extensiones y complementos de nuestros sistema operativo puede ser un vector de escucha que desmantele la supuesta seguridad y privacidad de las comunicaciones. El tener Adobe Flash actualizado a la última versión (desde los servidores de la compañía), y el asegurarse que sólo se carga cuando nosotros así lo deseamos (click-to-play) es algo que todo usuario debería considerar.

0 comentarios:

Publicar un comentario