miércoles, 26 de noviembre de 2014

Manuales de seguridad para todos los gustos

Aunque en nuestros días son una constante, la historia de los manuales escritos se remonta apenas dos siglos atrás, donde la evolución de la doctrina científica influyó en la democratización del género epistolar (cartas) como herramienta de conocimiento.


Con el auge de internet, se ha desdibujado la figura del manual, que ahora puede surgir en diferentes formatos. Desde videotutoriales, pasando por infografías y cómo no, en formato artículo, tanto en redes sociales como en blogs, al igual que ocurre con esta entrada. Un manual que todos deberíamos guardar en nuestros favoritos, ya que recopila varios de esos manuales para comprender y utilizar de forma maestra (y segura) las nuevas tecnologías. Empecemos.

Hablar de nuevas tecnologías es hablar de las TIC, y con ellas, de las redes sociales. Las campañas de scam están a la orden del día, como podemos observar en esa cuenta fraudulenta de Starbucks en Instagram que aprovechaba una supuesta promoción para enviar MPs a sus víctimas con un enlace malicioso. Desconfiar de todas aquellas que no cuenten con la verificación oportuna.

Si queremos proteger nuestras comunicaciones, recurrimos al cifrado. Y por INCIBE nos explican uno de los elementos más importantes que interfieren en la cadena de securización de la información: la entropía. Una entropía cuyo valor será mayor o menor dependiendo de la capacidad que tenga el dispositivo y el software para crear de forma aleatoria elementos matemáticos, que serán los encargados de cifrar los datos.

Apenas somos conscientes de toda esta nueva oleada de tecnología que poco a poco va asentándose en sectores tan vitales como la banca o nuestros hogares. Qué mejor que repasar lo que el futuro (presente) nos depara: capacidad de monitorización, tanto personal como de establecimientos en remoto, monedas virtuales, pagos online, datos personales,... Y todos los riesgos que entrañan.

De ahí la importancia de saber cómo proteger nuestros hogares. No vale únicamente con instalar un sistema de videovigilancia, sino que hay que configurarlo. Fortificar nuestras defensas, tanto físicas, como digitales, es tan importante como levantarlas. WIFIs y cámaras con configuraciones por defecto, sistemas desactualizados, dispositivos conectados en desuso,... Todos estas ventanas digitales abiertas a los ciberdelincuentes.

Seguridad perimetral pasiva, y seguridad perimetral activa. Si vamos a utilizar Internet, que sea de forma correcta. Los navegadores representan en nuestros días la puerta de entrada a la mayoría de comunicaciones que hacemos en la red. Es por ello necesario cerciorarnos que su configuración es la adecuada, y en caso contrario, pensar si nos interesa instalar algunas de las extensiones que protegen nuestra privacidad y la seguridad de nuestros datos personales.

Porque a fin de cuentas si nosotros no lo hacemos, alguien lo hará. Incluso conectarse a la WIFI del vecino entraña sus riesgos, tanto si este es un experto en seguridad (por razones obvias) como si desconoce por completo estos temas (ya que entonces puede ser ya víctima de algún malware que podría infectarnos a nosotros al estar en red local con sus dispositivos). Y esto aplicado tanto a la WIFI del vecino, como a las WIFIs públicas, donde cientos (miles quizás) de personas se están conectando continuamente.

Manuales de todos los niveles y de todos los tipos, con el mismo fin: concienciar de la importancia de mantener comunicaciones seguras en el mundo digital, y con las consecuencias que la falta de éste puede conllevar al mundo físico.

0 comentarios:

Publicar un comentario