sábado, 15 de noviembre de 2014

Yo espío, tú espías, él espía y WhatsApp lo hace optativo

Es la gran queja en Internet: No tenemos privacidad, nos espían por todas partes. Pantanoso territorio este, donde nadie tiene aún claros los límites. Los datos son hoy un gran, gran negocio y la gente ama los servicios gratuitos, a cambio de dar su información. No saben, o no quieren saber, que menos privacidad es menos seguridad.


Pero, a veces, reconocemos el peligro y reaccionamos. Este ha sido el caso del doble check azul de WhatsApp: se activaba la semana pasada, para verificar al emisario de un mensaje que el receptor lo había leído. Pero, después de una avalancha de quejas y noticias de que algunos ciberdelincuentes lo estaban usando para sus fechorías, ayer viernes se lanzaba una nueva versión de WhatsApp, la 2.11.444, que permite desactivar esta opción.


Otros pequeños espías que nos rodean son las cookies. A pesar de que por ley los sitios web deben informar de su presencia, la mayoría le damos al “aceptar cookies” sin saber qué estamos haciendo. Y es que hay cookies capaces de seguirnos allí donde vayamos en Internet y mandar esta información a empresas que la usarán para estudios psicológicos, de mercado o publicidad. Un ejemplo extremo son las perma-cookies que no se pueden borrar del ordenador aunque lo intentemos. Verizon las usa y también AT&T, para espiar los hábitos de navegación de sus clientes de telefonía móvil. Esta última empresa acaba de anunciar que las abandonará… de momento.

Aunque, para experto en espionaje, el gobierno norteamericano. Se sabe ahora que desde 2007 tiene activo un programa de vigilancia que usa pequeños aviones, a los que se instalan dispositivos que simulan ser antenas de telefonía móvil. Así pueden escuchar la conversación o leer los mensajes que entren o salgan de cualquier teléfono móvil vulnerable, dentro de su radio de acción. El gobierno asegura que sólo se usa para perseguir a delincuentes.

Y es que la seguridad en telefonía móvil es otro terreno en el que estamos muy en mantillas. Lo acaban de demostrar los participantes en el evento Mobile Pwn2Own 2014, que han demostrado cómo de fácil es tomar el control de la mayoría de sistemas operativos para teléfonos móviles. iPhone 5S, Galaxy S5, LG Nexus 5 y Amazon Fire Phone fueron tumbados sin piedad y el único que resistió con cierta dignidad fue Windows Phone. Por cierto, que Apple ha restado importancia al agujero de seguridad con que iniciábamos la semana: Masque Attack, que permite instalar aplicaciones maliciosas en iOS. El 95% de dispositivos móviles Apple serían vulnerables, pero la empresa le quita importancia porque nadie ha sido atacado.

¿Deberíamos tirar la toalla y aceptar que nunca más vamos a tener seguridad absoluta en nuestras comunicaciones? Que paséis un buen sábado.

0 comentarios:

Publicar un comentario