viernes, 6 de febrero de 2015

¿Hay que ser delincuente para hacerse rico en Internet?

Hace ya unos años, concretamente en 1976, pleno siglo pasado, cosechó gran éxito en todo el mundo una miniserie televisiva llamada "Hombre rico, hombre pobre". Cargada de todos los ingredientes del drama y el culebrón, su argumento recuerda en ocasiones a la situación actual de la seguridad informática: dos hermanos, uno inteligente y ambicioso, enfocado sólo a ganar dinero, y el otro, el más humano y el bueno de la miniserie, pero pobre y pendenciero.



Ross Ulbricht, creador del sitio Silk Road en la web oscura, sería sin duda el hombre rico de nuestra película, aunque hoy caído en desgracia. Acababa ayer por fin su juicio, que ha seguido con atención la comunidad de seguridad de medio mundo. Ulbricht ha sido declarado por unanimidad culpable de tráfico de drogas por medio de Internet, conspiración y violación de seguridad informática y queda a la espera de su sentencia, el 15 de mayo, que puede mandarle 20 años o más a prisión.


Hombre pobre sería en cambio Werner Koch, autor del popular programa de cifrado de correo electrónico GNU Privacy Guard (GnuPG), una aplicación muy sencilla que funciona en todo tipo de sistemas, desde Linux hasta Windows y OS X. Koch se ha encargado de ir actualizando el código desde 1997, cuando lo lanzó por primera vez, pero no tiene más fondos para mantener vivo el proyecto. Al conocer la noticia, ayer Linux Foundation aportó 120.000 dólares para pagar a dos programadores y Facebook ha prometido también unos miles. Curiosamente y como pasa con muchos proyectos de este tipo, industrias multimillonarias o la NSA utilizan este "software" pero no dan ni los buenos días a su creador.

Otros que están en la bancarrota son los almacenes norteamericanos RadioShack. Sí, sabemos que RadioShack no tiene que ver con nuestro tema "on topic", la seguridad informática, pero durante muchos años estos fueron los almacenes de referencia para todo tipo de "manitas" aficionados a la electrónica, entre ellos buen número de hackers. El comercio online ha acabado con esta mítica cadena, que acaba de declararse en bancarrota.

Mientras, la delincuencia informática sigue haciéndose rica con el robo de dinero y datos. Es noticia de portada en la prensa norteamericana que hackers maliciosos consiguieron acceder a la red de la segunda aseguradora médica más grande dels país, Anthem Health, y hacerse con gran cantidad de datos (nombres, fechas de nacimiento, credenciales médicas, números de Seguridad Social, dirección postal, correo electrónico, información laboral incluídos sueldos) de los 80 millones de clientes de la compañia, incluído su CEO Joseph Swedish.

Y es que hay mucha gente tratando de conseguir poder mediante el juego sucio en las redes informáticas. Sólo hay que ver la situación en España, según el Ministro de Asuntos Exteriores José Manuel García-Margallo: en 2014 se detectaron 70.000 ataques cibernéticos, una cantidad que no sorprende a los expertos.

A nosotros en cambio nos deja cómo mínimo algo preocupados pues no hay visos de que remita, al menos por el momento, la moda de intentar convertirse en hombres ricos abusando del ciberespacio.

0 comentarios:

Publicar un comentario