sábado, 28 de febrero de 2015

Sólo sobreviven los paranoicos

La vida de Andrew Grove está íntimamente ligada a la corporación Intel, que llevó a la cima. Fue su tercer empleado, su presidente en 1979 y su CEO en 1987, cargo al que añadió el de Presidente de la Junta Directiva en 1997. Grove ha escrito diversos libros científicos, pero destaca uno dedicado a empresarios: "Sólo sobreviven los paranoicos. Cómo explotar los momentos de crisis que desafían a toda compañía". Y es que, como bien ha aprendido Grove del mundo tecnológico, mantener activo cierto grado de paranoia es siempre un valor en positivo.

Paranoia, de Katiew
Las noticias de hoy nos recuerdan que la paranoia, especialmente en seguridad informática, muchas veces acaba dándonos la razón. Por ejemplo, podían llamarnos paranoicos si hacíamos públicas nuestras sospechas de que los empleados de Facebook entraban como Pedro por su casa en nuestras cuentas, sin pedirnos permiso ni avisarnos. Pues bien, Paavo Siljamäki, director de una compañía discográfica, explica cómo en una visita a Facebook un empleado le preguntó si podía acceder a su cuenta para hacer una demostración, él aceptó y, sin pedirle la contraseña, el empleado entró. 


Otra paranoia que corre por las redes hace semanas es que la vuelta del sitio de descargas "The Pirate Bay" podría ser una trampa de las fuerzas de la ley o del cibercrimen. Cada vez más colectivos están alertando sobre la verdad de esta paranoia, pues los principales técnicos y moderadores de la vieja Bahía Pirata la han abandonado a merced de personas malintencionadas que están subiendo archivos falsos, con código malicioso o que piden datos personales para ser descargados. ¡Cuidado!

El mundo de las aplicaciones de los teléfonos móviles debería ser también terreno abonado para nuestra extrema paranoia. Nos lo recuerda un estudio de FireEye: sus investigadores han analizado más de 7 millones de "apps" para móviles Android y Apple IOS. El 96% de "apps" maliciosas son para Android, y el problema es que pueden ser "apps" legítimas que otras "apps" convierten en maliciosas, o bien los anuncios que se muestran en las mismas cogen datos que no deberían y los transmiten a sus servidores de forma insegura. En cuanto a IOS, el código malicioso puede atacar ahora también terminales sin "jailbreak".

¡Santa paranoia! Y ni con ella estamos totalmente seguros. Que se lo digan a la gente de Uber, la empresa famosa por poner en contacto a personas que quieren compartir transporte. Uber informaba ayer del acceso no autorizado a sus bases de datos, acontecido en mayo de 2014, que ha supuesto el robo de 50.000 números de licencia de los conductores que ofrecen sus vehículos allí. Según la compañía, todas las víctimas han sido notificadas.

Que paséis un buen sábado, queridas lectoras y lectores, y si tenéis un momento y estáis interesados en estrategias de liderazgo en la red, no dejéis de echar un vistazo al libro de Grove.

0 comentarios:

Publicar un comentario