jueves, 19 de marzo de 2015

Facebook añade una controvertida novedad: los pagos entre usuarios

Hoy es un gran día para las más de mil millones de personas registradas en Facebook. La red social ha añadido una novedad a su Messenger que permite a los usuarios enviarse dinero los unos a los otros. Para ello necesitarán añadir un número de tarjeta de crédito a su cuenta y proteger los pagos que realicen con ella mediante contraseña o factor de doble autenticación. Pero lo que es una maravilla para los usuarios es visto como un grave peligro para algunos expertos en seguridad informática.




Y es que siempre ha habido dos raseros en Internet: el de los usuarios y el de quienes saben cómo funcionan las máquinas. Mientras los primeros ven el diseño gráfico, el marketing y la alegría social de tener miles de amigos, los otros ven la poca seguridad que muestra Facebook a la hora de proteger fotos, cuentas y en general la privacidad de quienes usan el servicio. Cruzaremos los dedos para que esta vez sea diferente.


Otros que juegan con fuego son los dirigentes de Corea del Norte: su vecina Corea del Sur asegura que en diciembre este país realizó diversos ciberataques contra la central nuclear Korea Hydro and Nuclear Power Co Ltd. Como para haber saltado todos por los aires. Por suerte Corea del Sur no usó el virus Stuxnet, que daña físicamente las centrales, como sí hizo Israel en 2010 contra plantas nucleares de Irán.

Hablando de la República Islámica de Irán, la compañía de seguridad Trend Micro acaba de publicar un informe donde destapa las actividades de un grupo de delincuentes informáticos llamados "Gatitos acelerados". Su última hazaña conocida: la Operación Pez Dorado de Lana, cuyos objetivos han sido dirigentes, políticos y económicos, de aquel país. Les mandaban un correo personalizado que les instaba a descargar un archivo PowerPoint del sitio Microsoft OneDrive. Este archivo contenía un virus espía.

Cada vez son más los ataques por motivos políticos, algo que a veces pone en un brete a las empresas dedicadas a la seguridad, como explica un interesante artículo de Reuters que ha consultado a las principales compañías. Algunas se niegan a trabajar con clientes rusos o chinos para no parecer traidores ante sus clientes occidentales. Otras se lo piensan mucho antes de hacer pública una operación de ciberguerra. En palabras del experto en criptografía Bruce Schneier: "No me extrañaría que la NSA fuese a Symantec o McAfee y les pidiese que sus programas no detectasen alguna cosa".

Lo dejamos en el aire, para animar a nuestras lectoras y lectores a leer este interesante artículo.

0 comentarios:

Publicar un comentario