martes, 10 de marzo de 2015

'Hackority' Report

"Señor Marks, por orden de la División Precrimen del distrito de Columbia le detengo por el futuro asesinato de Sarah Marks y Donald Dubin que iba a suceder hoy". Suena a futuro y a ciencia ficción, ¿verdad?  La pregunta es... ¿por cuánto tiempo? Hoy el terreno de la ciberseguridad suena más que nunca a 'Minority Report', la cinta protagonizada por Tom Cruise y dirigida por Steven Spielberg.



Lo dice de forma textual un post en el Wall Street Journal, en su sección especializada The Security Download: "La inteligencia artificial y el aprendizaje automático juegan un mayor papel en ciberseguridad, que en teoría ayuda a las compañías a identificar riesgos y a anticipar problemas antes de que sucedan". Son nuevas técnicas (más que tecnologías), que llegan para quedarse, ya que permiten una identificación más rápida de las vulnerabilidades, incrementan las tasas de detección y descubren vectores de ataque no conocidos, según el CIO de la Universidad de Victoria en British Columbia, Paul Stokes.


En este escenario, las entidades tienen dos opciones: transformarse radicalmente, lo que implica operar en un estado de beta permanente, o seguir haciendo las cosas como hasta ahora, lo que significa que serán cada vez menos operativas. En la agencia de inteligencia más famosa del mundo, la CIA, lo tienen claro, y por eso van a por más. Su nuevo Directorio de Innovación Digital busca la mayor transformación en 70 años, y además hace hincapié en las capacidades del ciberespionaje.

Más y más recursos. No nos cansamos de decir que este es uno de los pocos campos en los que puede haber cierto crecimiento sostenido y asegurado. Además de esa transformación de la CIA, el Pentagono acaba de anunciar que tiene intención de fichar a profesionales senior de la seguridad de la información. ¿Cuántos? ¿100, 300, 500? Pues no, nada menos que 3.000. De golpe. En nómina de las autoridades norteamericanas. ¿Crisis? ¿Qué crisis?

¿Estás preparado para ser un "precrimen"? Quizá sea demasiado pronto para anticiparse a todos los crímenes, pero no para ser un agudo observador de la realidad y determinar cómo Internet influye en ella. La oficina de Ciencia y Tecnología del Parlamento británico ha tenido un golpe de lucidez en ese sentido: la "ruta de la seda" que sirve como mercado de droga online podría contribuir a reducir el crimen en las calles. Si a ello le sumamos la creciente capacidad de observación tecnológica, y la necesidad de contar con rutas seguras para los propios gobiernos en acciones de ataque internacional, quizá lo inteligente (sugiere la oficina), no sea ver en la red Tor un enemigo, como se ha hecho hasta ahora, sino un potencial aliado.

¿Ciencia ficción? ¿Seguro? Mejor abandona tu zona de confort. El mundo cambia día a día, y si tú no cambias con él, te puedes quedar fuera de juego.


0 comentarios:

Publicar un comentario