viernes, 20 de marzo de 2015

Pillado por el "selfie"

No es la primera vez ni será la última que un delincuente se exhiba en las redes sociales y consiga, además de un montón de "followers", que las fuerzas de la ley le localicen y detengan. Hoy empezamos nuestro resumen de noticias con la estrambótica historia de Lance Early, 28 años, de Ohio. Una información ligerita que nos sirve de aperitivo antes de meternos de cabeza en noticias bastante más espesas: China y la ciberguerra, la absoluta fragilidad de las aplicaciones para móviles y lo último en código malicioso: atacar la BIOS.



Lance Early tenía tal sentido de impunidad en las redes sociales que su cuenta en Twitter estaba cuajada de fotos de... ¡billetes! Posiblemente los que ganaba con la compraventa de datos personales y la presentación de falsas declaraciones de impuestos. Acusado de 46 delitos de fraude, escapó durante su juicio y, en vez de esconderse, posteó algunos "selfies" en su cuenta de Twitter, lo que permitió localizarle y detenerle de nuevo.


Early no es un caso raro. Muchas personas no son conscientes de que, además de sus amigos, ven su vida en las redes sociales también enemigos, jefes e incluso las fuerzas de la ley, como le pasó a Early. Otro espacio donde hay un gran sentido de falsa seguridad son nuestros teléfonos móviles. Un estudio de IBM y el Instituto Ponemon sobre empresas que crean "apps" demuestra que el 40% no comprueban si hay fallos de seguridad en el código. Cabe destacar que algunas son empresas de la lista Fortune 400.

Pero esta invasión de "apps" inseguras no es nada ante lo que se cierne en el horizonte: los virus que atacan la BIOS, pueden reprogramar el "firmware" de un dispositivo y no son destruidos cuando se reinstala el sistema operativo. Hoy, en la conferencia CanSecWest, en Vancouver, dos investigadores muestran al mundo cómo implantan un "rootkit" en una BIOS.

Es el sueño hecho realidad de la National Security Agency y también de China, quien no se queda atrás en la carrera armamentística en el ciberespacio. Por cierto que, después de que en 2013 la empresa Mandiant publicase un informe de 60 páginas sobre Unit 61398, un grupo de hackers maliciosos pagados por el gobierno chino, y que diversos ciudadadanos chinos estén entre los más buscados por el FBI por delitos informáticos, al fin China ha admitido públicamente la existencia de unidades dedicadas a la ciberguerra en su ejército y gobierno.

Y es que la discreción oriental es algo que no vendría mal a Occidente, y a personas como el entrañable Lance Early.

0 comentarios:

Publicar un comentario