domingo, 5 de abril de 2015

Cultura hacker con refresco y palomitas

"Exacto. No hay forma de ganar. El juego en sí mismo no tiene sentido. Pero en el escenario de la guerra se cree que se puede ganar una guerra nuclear, que puede haber víctimas aceptables". Es una de las frases míticas del cine hacker, procedente de 'Juegos de guerra' (1983), el largometraje dirigido por John Badham y que 32 años después de su estreno sigue estando en el 'top-of-mind' de la cíbercultura.

No en vano, Juegos de guerra es una de las cuatro películas finalistas de la competición de cine de cultura hacker de la revista tecnológica Ars Technica, que se enfrenta en semifinales a la, quizá menos conocida en España, Office Space. La otra semifinal confronta a otro clásico inmortal, Tron, con una cinta en la que lo 'hacker' tiene una presencia secundaria pero que sin embargo es una parte primordial del entramado: Parque Jurásico. ¿Qué mejor que hacer un domingo como hoy que darte una sesión de cine, palomitas y refrescos, volviendo a ver algunas de estas películas, o descubriéndolas si es que nunca antes les echaste el lazo?

Es un buen plan, mientras Internet siga tan revolucionado y peligroso estos días. Hay dos hallazgos estos días que ponen los pelos de punta. Uno se lo debemos a la gente de IBM Security, que ha alertado de la campaña Dyre Wolf por la cual un grupo de cibercriminales muy bien preparado está haciendo su agosto, a base de una muy cuidadosa combinación de correo electrónico fraudulento e ingeniería social. El otro ha sido reportado por los investigadores de Symantec, que se ha topado con un malware denominado "Trojan.Laziok", y que parece haber sido diseñado expresamente para atacar a empresas del sector de la energía. El malware, conocido también por nombres anteriores como Dynamer!ac y Fsysna, podría formar parte de una conocida suite llamada Kraken, y habría tenido una incidencia muy contundente en los países árabes.

Mientras los criminales más concienzudos juegan en esta "División de Honor" del ciberdelito, otros jóvenes dan sus primeros golpes, aunque en casos como el que ahora nos ocupa haya sido a partir de alguna que otra metedura de pata que hace que su hack resulte hasta simpático. Se trata de un estudiante residente en una población de Silicon Valley, quizá no muy diferente del protagonista de Juegos de guerra, David L. Lightman, que planeó hacerse con miles de dólares atacando una conocida plataforma de juegos online. El resto de la historia la relata, con amplio despliegue literario, la prestigiosa Business Insider.

"Un juego extraño. El único movimiento ganador es no jugar. ¿Qué tal una agradable partida de ajedrez?". La verdad es que por aquí somos muy de 'Juegos de guerra'. No en vano, no es la primera vez que nos acordamos de esta película ;-) Buen domingo.

0 comentarios:

Publicar un comentario