lunes, 13 de abril de 2015

Manifestación de hologramas ante el Congreso español

Renovarse o morir. Después de años atascado en el robo de datos, el "deface" de sitios web y los bombardeos, el hacktivismo busca nuevos caminos y lo demuestra celebrando la primera protesta de hologramas de la historia. Mientras Anonymous inicia el cierre de la campaña #OpIsrael2015. Hablando de cierres, las fuerzas de la ley han clausurado la botnet de troyanos bancarios Simda. Mientras, suben como la espuma otro tipo de troyanos, dedicados a la extorsión. Empezamos.


La primera manifestación de hologramas de la historia tuvo como escenario el Congreso español, en protesta por la llamada "Ley Mordaza" que prohíbe las protestas de personas reales. De aquí surgió la idea por parte de un colectivo de hacktivistas: la gente de carne y hueso no puede marchar pero la ley no dice nada sobre hologramas. Hacía tiempo que el hacktivismo no nos mostraba una idea tan fresca, ya demasiado acostumbrados a las tácticas violentas de siempre.


Han sido estas tácticas las que han convertido el movimiento en una amenaza más, reseñada en los manuales de seguridad informática junto a los virus y similares. Anonymous es el principal representante de esta hoy trillada forma de lucha política que sigue consiguiendo logros a nivel local, pero cada vez menos a nivel internacional. Estos días empieza a echar el cierre la campaña #OpIsrael2015, que ha atacado instituciones bancarias y gubernamentales de Israel, ha tomado bajo su control 6.000 ordenadores y ha robado todo tipo de datos, atesorando 17.000 euros que se donarán a ONGs palestinas.

Pero vamos por la noticia del día: hoy la mayoría de medios de la red informan de la clausura de la botnet Simda, con sus 14 servidores de comando y control y sus 770.000 ordenadores esclavos. Un esfuerzo coordinado de diversos cuerpos policiales, coordinados por Interpol, ha conseguido acabar con esta botnet que espiaba y robaba datos a sus víctimas, entre ellos datos bancarios, y diseminaba virus.

Y es que últimamente las viejas botnets de troyanos bancarios están de capa caída, clausuradas una tras otra por las fuerzas de la ley, mientras los criminales buscan otras formas de robar a los bancos, menos masivas pero más rentables. Otros troyanos están en cambio en la cresta de la ola: los llamados "ransomware", que extorsionan a sus víctimas. El último del que tenemos noticia asegura proceder de una organización de defensa del copyright que impone una multa a la víctima por acceder a contenidos protegidos.

Cuidado con este nuevo tipo de estafa en línea porque todo hace pensar que irá a más. Recomendamos a nuestras lectoras y lectores no pagar nada y asegurarse vía teléfono de la veracidad de la información.

0 comentarios:

Publicar un comentario