miércoles, 8 de abril de 2015

¿Quién mira a quién en Internet?

¡Mucho cuidado con eso! Un reportaje de investigación periodística avisa sobre la monitorización de quienes usan servicios de pornografía en Internet. Es este un delicado problema no sólo de privacidad sino también de seguridad, pues se podrían usar estos datos para tender trampas a cargos directivos y poner en peligro la seguridad de una empresa. Nos fijamos hoy además en la voracidad de Facebook, Rusia asalta la Casa Blanca y la delincuencia telefónica.


Ya estamos acostumbrados a que los sitios web monitoricen nuestros pasos y construyan perfiles: de dónde venimos, que enlaces pinchamos, cuánto rato estamos... Pero quizás no tengamos en cuenta que lo mismo hacen el 88% de los sitios de pornografía en línea, más la monitorización propia de los anuncios y servicios de estadísticas de estos sitios, sin importar que naveguemos de incógnito. Lo cuenta una interesante investigación periodística.


Hablando de pornografía, empieza a ser ciertamente pornográfico el interés de Facebook por almacenar datos y más datos de sus usuarios. Un norteamericano ha demandado a la compañía por estar recopilando fotos de sus usuarios etiquetadas con sus nombres. En 2012 la ley de protección de datos europea ya obligó a Facebook a eliminar el servicio de reconocimiento facial y etiquetado automático de fotos en el viejo continente.

Seguimos con la noticia del día en el mundo de la ciberguerra: entre octubre y noviembre Rusia se paseó ilegalmente por los sistemas informáticos de la Casa Blanca y el Departamento de Estado. China lleva años haciendo cosas parecidas o peores, pero el valor simbólico de los rusos asaltando la Casa Blanca ayudará muy posiblemente a aprobar nuevos presupuestos para luchar en las redes.

Acabamos con un apunte sobre la criminalidad informática más innovadora, la que va al asalto de la telefonía móvil. Aparecen nuevos mercados de venta y alquiler de servicios para cometer delitos en este campo, como los ataques de Denegación de Servicio usando botnets de teléfonos móviles. Uno de estos novedosos servicios son los números móviles virtuales, con una amplia posibilidad de aplicaciones en el mundo de la delincuencia telefónica.

Y es que el crimen telefónico está en plena explosión. Habrá que quedarse a buen recaudo hasta que pase el chaparrón y se desarrollen herramientas potentes para la defensa.

0 comentarios:

Publicar un comentario