viernes, 5 de junio de 2015

¿Qué busca China al robar millones de datos de ciudadanos EEUU?

Hoy todos los medios de comunicación, grandes y pequeños, bullen con la misma noticia: el gobierno de Estados Unidos denuncia el robo de datos de 4 millones de sus funcionarios y lo atribuye a China, quien se ha apresurado a desmentirlo. Intentaremos interpretarlo en su contexto y hablaremos también de nuevos documentos que demuestran que la NSA espía a supuestos hackers sin orden judicial, nos pararemos en la historia de un chico que hizo un programa para crear ransomware y acabaremos con un interesante informe de Fire Eye sobre un grupo dedicado a ataques de élite.


No es la primera vez que el Federal Bureau of Investigation y otras agencias del gobierno norteamericano acusan a China de robar datos de sus ciudadanos de forma masiva. Se atribuye a China también una intrusión en dos grandes compañías aseguradoras, Anthem y Primera, de donde se llevaron datos personales de millones de personas. ¿Qué pretendería China con esto? Según "The New York Times" estaría creando un archivo gigantesco de informacion personal para usar posteriormente en la identificación de personas de su interés.


El hacker Kevin Mitnick ha estado muy acertado en un tweet en el que comentaba: "De acuerdo, China es muy mala. Pero ¿y Estados Unidos cuántos datos habrá robado a China y no lo sabemos?". Y es que uno no se pelea si no hay otro que también quiera. Por cierto, hablando de ciberguerra, nuevos documentos de Snowden ponen en su lugar la euforia por los cambios legislativos que limitan la capacidad de espionaje de la NSA hacia los ciudadanos americanos. Acuerdos secretos muestran cómo se está espiando a supuestos hackers y a sus víctimas sin consentimiento alguno de los jueces.

Seguimos con una historia enternecedora: alguien creó un kit que permitía hacer virus tipo CryptoLocker como churros. Intel Security lo dio a conocer al gran público y lo que era una venta en el mercado negro a personas muy determinadas se hizo demasiado grande para su creador, que ha resultado ser un chaval, hoy asustado por las consecuencias legales de su invento. "Yo no soy un equipo de super hackers, soy un estudiante adolescente", ha asegurado antes de cerrar la barraca.

Acabamos con un buen texto para leer en un momento tranquilo del fin de semana: un trabajo de investigación de la empresa FireEye que desvela cómo es un grupo de élite dedicado a hacer ataques dirigidos y persistentes durante los últimos diez años. Concretamente este equipo, llamado APT30 y posiblemente de origen y financiación chinos, habría estado trabajando en diversos países de Asia, con todo tipo de objetivos: políticos, económicos y militares.

Y así ha sido que, sin querer, hemos empezado hablando de atacantes supuestamente chinos y acabamos hablando de un equipo de hackers también chinos. Ahí lo dejamos. Deseamos a nuestras lectoras y lectores muy buen fin de semana.

0 comentarios:

Publicar un comentario