domingo, 27 de septiembre de 2015

"Veremos drones sobre nuestras cabezas antes que los coches de Google"

Víctor y David Mayoral Vilches. CTO y CSO de Erle Robotics, respectivamente.

David y Víctor sujetando Erle-Plane, uno de los primeros drons de ala fija basados en
   Linux y de bajo coste.
David y Víctor son hermanos, de Vitoria, 23 y 26 años, a la vanguardia de la revolución robótica desde su empresa Erle Robotics. Como Wozniak, Jobs y el resto de hardware hackers de los 70, comprometidos en crear ordenadores pequeños y baratos para llevar la informática al pueblo; Víctor y David, "makers", trabajan en la misma filosofía pero con drones de código libre.

El currículum de Víctor, el CTO, impresiona: becado en Noruega, Corea del Sur, Estados Unidos, hizo parte del doctorado en el centro de Microbiorobótica del gobierno italiano, después se marchó a la Open Source Robotics Foundation, para trabajar en la segunda versión del nuevo Robot Operating System (ROS), financiada por la NASA. Ahora, con la experiencia de 2 años en su empresa, con todo tipo de drones construídos, han puesto en marcha un crowdfunding para sacar al mercado una araña de 6 patas, la primera del mundo con corazón de Ubuntu. Hablando de insectos, "erle" significa "abeja", en euskera.


Víctor, Iñigo Muguruza Goenaga, Patxi
   Mayoral Vilches, Carlos Uraga Pastor, Lander Usategui San Juan, Anita
   Inchauspe Berasain, Irati Zamalloa Ugarte y Alejandro Hernández Cordero
   en el lanzamiento de Erle-Spider
- Dime la verdad: ¿Estáis vendiendo drones en España?

- Sí, cada vez más. Aunque seguimos vendiendo más al extranjero.

- ¿Quién compra un dron?

- Nuestros clientes son bastante variados. Algunos compran nuestros robots para investigar, otros para iniciarse en la robótica. Hay instituciones que compran cerebros artificiales o robots con fines que desconocemos, mientras que otros, como Intel o Samsung, adquieren nuestra tecnología para explorar nuevas fronteras u obtener inspiración sobre su nueva generación de procesadores. Es impresionante ver lo que la gente es capaz de hacer con nuestros robots, de modo que hemos creado una comunidad abierta, en http://forum.erlerobotics.com, que permite que cualquiera acceda directamente a nosotros y al resto de la comunidad.

- La robótica ya existía antes de los drones, que tampoco parecen mucho más inteligentes... ¿Dónde está entonces la novedad?

- Los algoritmos que utilizamos en nuestros drones son relativamente complicados pero, siendo puristas, todavía no hay un salto relevante (en cuanto a inteligencia) con respecto a otros robots. Lo que de verdad fascina a la gente es el hecho de conquistar la tercera dimensión. Algo que hasta hace poco era accesible para unos pocos está, a día de hoy, a disposición de cualquiera con unos pocos cientos de euros y ganas de "cacharrerar". Son muchos en Silicon Valley los que piensan que veremos drones sobre nuestras cabezas mucho antes que los coches autónomos de Google llenen nuestras carreteras. La próxima década va a ser un continuo cambio.

- ¿Por qué os dedicáis a los drones?

- Somos unos apasionados de la robótica desde muy pequeños, siempre hemos pensado que hacer un robot era algo eminentemente complejo y supongo que esta es la razón por la que nos atrae tanto. Llevábamos tiempo pensando que la robótica del futuro no iba a estar representada por robots humanoides de miles de euros, sino que consistiría en robots inteligentes que a un precio asequible solventarían pequeñas tareas.

Alejandro Hernández Cordero (Chief Robotics Officer),
   Víctor y Carlos Uraga Pastor (CEO) posan para ABB como una
   de las pocas startups seleccionadas a nivel internacional.
Con esta idea en mente decidimos crear nuestro propio cerebro artificial para robots. Un cerebro que decidimos basar en Linux/Unix y que pudiera proporcionar "inteligencia" a los robots que estaban por llegar. Además, decidimos crearlo de forma "abierta" de modo que pudiera inspirar a la siguiente generación de ingenieros e ingenieras a reutilizar nuestro trabajo para otros fines.

Una vez tuvimos nuestros primeros prototipos de cerebros, el creciente interés por los robots voladores (que comúnmente denominamos drones) era obvio, de modo que decidimos que estos robots aéreos serían los primeros que construiríamos. Más de 1 año después hay cientos de cerebros artificiales (Erle-Brain) por el mundo hechos por nosotros.

- En la web de vuestra empresa mostráis un interesante timeline de cómo creasteis los primeros prototipos, ¡lo de fabricar un robot es más largo que tener un hijo!

- ¡Sin duda! Crear hardware es mucho más costoso en cuanto a tiempo y recursos que desarrollar software, pero ha valido la pena. Crear el cerebro artificial de nuestros propios robots nos permite diseñar "ad hoc" la inteligencia de cada uno de estos dispositivos, en función de la aplicación práctica que vayan a desempeñar. Nos gusta recordar una cita de Alan Kay que dice algo así como que "si pretendes tomarte en serio el software, deberías crear tu propio hardware".

- Lo tenéis claro: robots baratos, open source, open hardware, nada de cajas negras. ¿Es filosofía o negocio?

- ¡Ambas! Hace algunos años ningún director tecnológico del mundo se atrevía a utilizar las palabras "open source" durante una charla. A día de hoy "open source" y "open innovation" son conceptos comunes en algunas de las empresas más relevantes del mundo tecnológico. El software y las iniciativas abiertas permiten que  compañías puedan dominar mercados dejando a sus competidores sin la posibilidad de obtener beneficios. Un claro ejemplo es Android. Android es "open source" de modo que no tiene demasiado sentido crear otro sistema operativo "cerrado" para smartphones. Esto permite a Google controlar billones de euros a través de su tienda de aplicaciones. Todo ello con una plataforma "abierta".

- ¿Vosotros queréis hacer lo mismo, con robots?

- Estamos trabajando en una iniciativa similar, con el apoyo de Canonical (Ubuntu). Una tienda abierta de aplicaciones para robots y drones que permita que estos autómatas puedan aprender nuevas habilidades con un simple clic. A nuestro entender tiene un gran potencial. A través de nuestros cerebros artificiales es posible "extender" las capacidades de estos robots autónomos, utilizando apps que suplan una necesidad específica.

Víctor y David reciben un premio a la
   innovación por el IE Business School
- ¿Estas apps dónde están? ¿En Google Play?

- Son apps en un marketplace totalmente diferente. Es un nuevo espacio en la nube construido con Canonical. Se pueden previsualizar algunas aplicaciones aquí: https://erlerobotics.com/blog/snappy-store/. En principio, las aplicaciones serán compatibles con cualquier robot que utilice el sistema operativo de robots (ROS).

- ¿ROS contempla las 3 leyes de la robótica? 

- Es en realidad un "framework" o conjunto de herramientas para desarrollar aplicaciones con robots. A pesar de que todavía no existe algo tan genérico como "las 3 leyes" implementado, sí que empezamos a ver sistemas que restringen el comportamiento de los robots. Por ejemplo, nuestros drones pueden ser configurados para que se les prohiba ser enviados a ciertas zonas restringidas, como aeropuertos o zonas urbanas.

- Jezz Bezos dice que en un futuro drones repartirán paquetes de Amazon...

- Pensamos que hay un gran potencial en el uso de drones para el reparto de paquetes pero no necesariamente será como Mr. Bezos lo plantea, basado en robots voladores. Las plataformas aéreas todavía tienen muchas restricciones y existen ámbitos donde el uso de otros tipos de robots es más inteligente.

- ¿Qué véis vosotros en vuestra bola de cristal?

- La robótica tiene mucho camino por recorrer y la inteligencia artificial que nos permitirá alcanzar la singularidad tecnológica está todavía lejos. Dicho eso, en Erle vemos cada día como nuestros cerebros artificiales son más potentes y cobran más inteligencia. Colaboramos con diferentes empresas especializadas en incluir algoritmos de "deep learning" (aprendizaje profundo) en nuestros cerebros artificiales que ya permiten obtener capacidades cuasi-humanas en tareas puntuales...


Texto: Mercè Molist 


0 comentarios:

Publicar un comentario