viernes, 19 de febrero de 2016

Dimes y diretes sobre el caso #Apple

¿Cuál será el siguiente paso de Apple? ¿Y el del FBI? Acabamos la semana asistiendo al duelo del año, que enfrenta a un respetable gobierno con una respetable empresa. ¿Cómo acabará la contienda? Hoy cambiamos un poco la filosofía de nuestros resúmenes diarios y nos centramos sólo en un tema: la rebelión de Apple ante la orden de un juez que la obliga a crear un código que rompa uno de sus iPhones. Quién está a favor, quién en contra y cuál es la opinión de algunas de las mejores cabezas pensantes de la revolución tecnológica.



Empezamos con un buen resumen sobre las reacciones a la carta de Apple. Como era de esperar, Silicon Valley apoya a los de la manzana, incluídos Google, Dropbox, Facebook, Linkedin, Microsoft, Twitter, Yahoo, etc. En el mundo de la política, mientras los republicanos se alinean con el FBI, los demócratas hacen lo propio con Apple, aunque hay que destacar que preguntados Hillary Clinton y Bernie Sanders por el tema no han querido mojarse.

Bruce: sí a Apple

"The Washington Post" recoje la opinión de uno de los principales analistas del mundo de la seguridad informática, Bruce Schneier, quien se declara totalmente a favor de la postura de Apple y argumenta el por qué, aportando como siempre interesantes elementos al debate.

Pott: no a Apple

Mientras, en "The Register" publican otro muy buen análisis, firmado por Trevor Pott, que viene a decir: "Los productos de Apple no deberían tener vulnerabilidades que pongan en peligro nuestra privacidad. En caso de que estos productos sean vulnerables a ataques, el juez está en su derecho de pedir a Apple que rompa este cifrado".

Mejoremos contraseñas

Por último destacamos la aportación de los amigos de Edward Snowden en "The Intercept": mejor no esperar a ver quién gana este pulso y pasar a la acción, actualizando nuestras contraseñas en caso de ser los propietarios de iPhones. Nuestras nuevas contraseñas deberían ser a prueba del FBI, lo que según "The Intercept" significa que deben tener un mínimo de 11 dígitos, lo que requeriría 253 años para para romperlas con la potencia computacional que se le supone al FBI.

Acabamos deseando tener más espacio para recomendar otras aportaciones interesantes o divertidas al debate, como la de John McAfee asegurando que él y sus hackers pueden romper el cifrado en 3 días o se comerá el zapato, en vivo en televisión. Emplazamos a nuestras lectoras y lectores a visitarnos este domingo, cuando publicaremos una muy interesante entrevista al director de la revista "SIC", José de la Peña Muñoz.


0 comentarios:

Publicar un comentario