viernes, 8 de julio de 2016

Las noticias más leídas de la semana

El espionaje a través de las redes informáticas cobra cada día mayor importancia y obliga a personas y organizaciones a formarse en la defensa digital. El más simple error humano puede abrir una brecha de seguridad de dimensiones imprevisibles para nuestra seguridad y privacidad, como sucedió a decenas de actrices y modelos de Estados Unidos cuando sus fotos más íntimas se vieron aireadas en los famosos ataques conocidos como CelebGate, el verano de 2014.



Esta semana hemos sabido que uno de los autores de las filtraciones del CelebGate, Edward Majerczyk, de 28 años, se ha declarado culpable de hackear la nube de Apple, iCloud, y cuentas de Gmail de más de 300 personas, entre ellas celebridades de Hollywood. Majerczyk usó técnicas de phishing para conseguir las credenciales de sus víctimas, entre noviembre de 2013 y agosto de 2014. Les mandaba mensajes que simulaban proceder del equipo de seguridad de su proveedor de servicios de Internet.

Pero el CelebGate no es nada si lo comparamos con lo que puede significar una fuga de datos de este calibre en una corporación, algo de lo que tenemos noticias cada vez más asiduamente. Esta semana ESET afirmaba haber descubierto un nuevo kit de herramientas usado para espiar a empresas de Europa Central y del Este.

Lo más pavoroso es que atacar tanto a una gran empresa como a gente de a pie sea tan sencillo como acceder a su cuenta en alguna de las cada vez más redes sociales, usando triquiñuelas de ingeniería social, el más viejo arte de los hackers que sigue funcionando hoy en día a la perfección.

Ante esta situación, la mejor defensa es protegerse. En el caso de las organizaciones, rodeándose de los mejores expertos y construyendo un buen equipo de ciberseguridad. En el caso de las naciones, creando leyes y protocolos que protejan a las personas de las amenazas cibernéticas.


0 comentarios:

Publicar un comentario