lunes, 4 de julio de 2016

Sánchez Almeida: "España tiene la legislación más restrictiva de Europa en ciberdelitos"


Carlos Sánchez Almeida. Abogado.

Así se nos presenta Carlos Sánchez Almeida: "53 años, Barcelona, 1962. Dos hijos. Licenciado en Derecho en 1987.  Se pagó los estudios trabajando desde los 17 años en una compañía de seguros. Funda Bufet Almeida en enero de 1995. Ha llevado multitud de casos de delitos informáticos, frecuentemente contra el poder político y económico: muchos de sus adversarios cotizan en bolsa. En los últimos meses ha defendido a la presunta cúpula de Anonymous, así como a los administradores de las comunidades virtuales Menéame y Vagos. Su último caso fue la defensa del presunto hacker de TV3, acusado de revelar los sueldos millonarios de directivos de la cadena pública".

- ¿Cómo y cuándo llegaste a la red?

- Empecé en el mundo de las BBS, a principios de los 90, con un módem de 2400 baudios. En Internet empecé en 1995, primero con OS/2, en enero, y a partir de septiembre con Windows.

- En un tiempo se te llamaba "el abogado de los hackers". ¿Por qué?

- En 1995 se aprobó un nuevo Código Penal que regulaba por primera vez los delitos informáticos, entre ellos las intrusiones en sistemas, y defendí a los primeros acusados por ese tipo de delitos, supongo que por eso me adjudicaron el 'título', aunque los casos de hackers no son en absoluto los más numerosos: en la práctica, la mayoría de casos de delitos informáticos que he defendido están relacionados con delitos contra la propiedad intelectual. Lo raro es que no me llamen 'el abogado de los piratas'.

- Tu último caso mediático ha sido la defensa de uno de los presuntos miembros de la "cúpula de Anonymous" en España.

- Sí, efectivamente, a día de hoy está pendiente de sentencia. Desde mi punto de vista, fue un intento de criminalizar el movimiento 15M, en el que Anonymous España estuvo implicado directamente, desde los primeros días de la iniciativa No Les Votes.

- ¿Qué opinión te merece la forma de hacer hacktivismo de Anonymous?

- Hay tantos Anonymous como internautas, por lo que no se puede generalizar. Hay hacktivismo inteligente y constructivo, y otras formas de hacktivismo que no son ni inteligentes ni constructivas. Prefiero no juzgar, de eso ya se encargan los jueces, nosotros defenderemos a todo tipo de hackers con independencia de sus actos.

- Vivimos una corriente legislativa cada vez más limitadora del hacking. ¿Crees que es el camino correcto?

- Es un camino que limita seriamente las posibilidades de innovación, y que sobre todo aumenta la inseguridad informática. Los administradores de sistemas necesitan para defenderse estudiar las herramientas que utilizan los hackers. Criminalizar programas es un serio error de nuestro Código Penal.

- En caso negativo, ¿cuál debería ser el camino correcto?

- Debe ser delito aquello que vulnere derechos fundamentales, como la intimidad personal y familiar y la libertad de expresión en la red. Criminalizar todo tipo de acceso a sistemas informáticos no es inteligente ni eficaz: solo se debe castigar en función del daño real causado.

- ¿En cuanto a España, cuál es tu opinión sobre la legislación referente a seguridad informática?

- En este momento tenemos la legislación más restrictiva de Europa, con penas muy elevadas, en algunos casos superiores a los delitos contra la integridad física o la libertad sexual. Desde mi punto de vista es un despropósito que nos pasará factura como país.

- El Parlamento Europeo aprobaba en marzo de este año la Directiva de Seguridad de la Información y de las Redes, que obliga sólo a las empresas de infraestructuras críticas a avisar en caso de sufrir ataques y exonera a los grandes facilitadores de servicios, como Google o Amazon. ¿Crees que Europa está acertando en su legislación?

- Europa legisla para los lobbies, desgraciadamente. Muchas directivas son redactadas por grandes despachos de abogados, que a veces tienen más poder que los legisladores del Parlamento Europeo.

- ¿Tienes alguna frase que guíe tus pasos y quieras compartir con nuestras lectoras y lectores?

- La última que tengo fijada en el perfil de Twitter del despacho, desde un descreimiento militante: 'Confiar en la Justicia es como confiar en Dios. No tiene fundamento racional alguno, es simple cuestión de fe.'

Mercè Molist

0 comentarios:

Publicar un comentario