miércoles, 14 de septiembre de 2016

Llamada de emergencia

De repente estás en una situación extrema. Tus manos tiemblan, tu corazón emite más pulsaciones por minuto y estás sudando. Tienes miedo. Necesitas ayuda. Coges el teléfono y marcas el número de emergencias (911 en la historia que nos ocupa), pero comunica. Entonces entras en pánico. La única posibilidad de salvar la vida o de salir de esa situación es con ayuda profesional, pero ellos no te oyen. Hay alguien que se ha puesto en medio. Son los hackers. 

En una reciente investigación hecha por la Universidad de Ben Gurion en Israel, se llegó a la conclusión de que el servicio de emergencia 911 también podría ser víctima de los cibercriminales. Utilizando una red de teléfonos hackeados, los atacantes podrían colapsar el sistema de un estado entero en los Estados Unidos, ocasionando llamadas cortadas, o dejando fuera a quienes necesiten socorro.

El resultado de la investigación ha sido publicada en varios portales como Cnet, o Sc Magazine, y diarios como el Washington Post. Según los investigadores Yuval Elovici, Yisroel Mirsky y Mordechai Guri, la posibilidad del ataque es "una amenaza significativa para el servicio telefónico 911". Para llegar a esta conclusión los expertos tomaron como ejemplo a Carolina del Norte y crearon un modelo similar al que usa el 911. El sistema en Estados Unidos funciona a nivel local o estatal. Si los hackers pudieran hacerse con 6.000 smartphones, a través de software malicioso, los cibercriminales podrían hacer suficientes llamadas al 911 para colapsar el sistema y bloquear la mitad de las llamadas entrantes de dicho estado.

Aunque algunos creen que es muy improbable que se dé un ataque de esta magnitud a distancia, los investigadores lo encontraron factible. Ellos se basan en la gran cantidad de software malicioso que ya existe en los teléfonos móviles. Además advirtieron de que una llamada frecuente de un teléfono hackeado no puede ser bloqueda por el sistema actual.

Según el Washington Post, los investigadores le hicieron llegar sus conclusiones al Departamento de Seguridad de los Estados Unidos, aunque las autoridades se han mantenido en reserva y no han querido comentar al respecto.

Para Trey Forgety, de la National Emergency Number Association, una organización sin ánimo de lucro, centrada la tecnología y la política de respuesta de este tipo de llamadas, la amenaza que hace pública la Universidad de Ben Gurion no es la única. "Este tipo de amenazas ya han sido puestas sobre la mesa con anterioridad". Para Forgety la solución pasa por cambiar completamente la infraestructura de los teléfonos del 911 que aún son analógicos. Pero para ello se necesitaría una gran inversión por parte del gobierno federal.

Rebekah Brown, responsable del área de inteligencia de Rapid7, reconoce que hay cierta vulnerabilidad en el sistema que puede ser mejorado, pero que no es razón suficiente para creer que la amenaza presentada sea inminente. "Es cierto que algún hacker podría hacerlo, pero tomaría mucho tiempo y esfuerzo. Llamadas de emergencia ocasionadas por algún desastre natural podrían tener el mismo impacto dentro del sistema", ha asegurado Brown a Sc Magazine.

Imagen orginal: Freeimages


0 comentarios:

Publicar un comentario