viernes, 2 de septiembre de 2016

Llaves de acceso

En los años ochenta el videojuego The Legend of Zelda causó cierto furor entre los amantes de las consolas. Muchas veces se trataba de encontrar llaves que abrirían puertas, baúles o cofres que ayudarían al guerrero Link en su afán de salvar a la princesa y al reino de Hyrule. Como en la ficción, esas llaves no siempre caen en buenas manos, como esta semana nos ha dejado bien clara la actualidad en ciberseguridad.

Según Info-Security Magazine, un grupo de Hackers tuvo acceso a la información de OneLogin, la empresa de contraseñas que permite tener cuentas en la red. Al parecer los atacantes tuvieron esa información durante un mes, desde el pasado 25 de julio, hasta el 25 de agosto. Esto llega justo después de que se anunciara que que 69 millones de cuentas de Dropbox habían sido filtradas, obligando a la empresa a reiniciar las contraseñas.

Algo parecido ha ocurrido en la cadena de hoteles Kimpton. El portal Cnet contó que los servidores que suelen utilizarse en el proceso de pago de los restaurantes y hoteles fueron infectados, hace poco, con un malware diseñado para robar los números de las tarjetas de crédito, los nombres y las fechas de expiración. Así lo explicaron en la propia web de la red hotelera donde además de disculparse por los inconvenientes dejan más de un número de contacto para los clientes afectados.

Y es que cuando se trata de seguridad hay lugares donde uno puede sentirse más protegido que en otro. Según un estudio realizado por Artmotion y publicado recientemente en en el portal Ticbeat, España sería uno de los países donde la información digital corre mayor riesgo (un 18,20%). El país más seguro sería Suiza. En el país alpino el riesgo es de apenas 1,6%, seguido por Singapur 1,9%, e Islandia con 2,3%. Somalia es es el país con más riesgo del mundo, con un 92,9%.

Uno de los creadores de la "leyenda" con la que abríamos este post se inspiró en Zelda Fiztgerald, la esposa del novelista F. Scott Fitzgerald, autor que durante su dramática e intensa vida buscó las claves para alcanzar y cumplir eso que llaman el sueño americano. Y como bien sabía el escritor, para alcanzar el sueño americano hay que vivir en Estados Unidos. Toda una ironía,  porque el director del FBI, James Comey, ha alertado esta semana de la incapacidad de la oficina de investigación para acceder a los distintos aparatos que utilizan los ciudadanos y residentes en el país americano. Comey ha sugerido que se necesita una "conversación adulta" con los productores de teléfonos, ordenadores y iPads, lo que ha vuelto a sacar a la luz el reciente debate que se abrió cuando Apple se negó a dar esa información. Muchos ciudadanos, claro, han vuelto a enfadarse. 


Imagen original: Freeimages.

0 comentarios:

Publicar un comentario