miércoles, 2 de noviembre de 2016

Las amenazas de nuestros días

Durante la segunda mitad del siglo XX, el mundo vivió constantemente atemorizada de que una guerra nuclear se desatara algún día. La bomba atómica dejó claro las nefastas consecuencias que traería al mundo si un día los dos bloques de la guerra fría terminaban cediendo ante la tentación de una guerra nuclear. 

En nuestros días ese temor aún persiste, pero en el mundo de la informática y la cibernética, los ataques puede que ya se estén realizando. Bombardeo atómico (AtomBombing) es el apelativo con el que un grupo de investigadores ha nombrado a la técnica de introducir un código malicioso que afectaría sobre todo a los usuarios de PC. El estudio hecho por eSilo ha descubierto que los ciberatacantes pueden utilizar esta técnica, que se llama así porque utiliza una función de Windows llamada Atom Tables, para eludir los sistemas de seguridad que prevendrían la infección.


Lo más relevante de este tipo de ataques es que no depende de las vulnerabilidades de los componentes de la seguridad de Windows, sino que lo hace sobre las funciones originales del sistema operativo. Lo que significa que Windows no podría reparar el daño. La técnica de ataque puede afectar a todas las versiones de Windows y lo que es peor, ninguno de los programas de seguridad instalados en el sistema (llámese Firewall o Antivirus) podrían detener la ejecución del llamado bombardeo atómico.

Lo cierto es que las ciberamenazas en nuestros días afectan cada vez a más gente. Un estudio realizado recientemente por Opinium, reveló que cerca de la mitad de los consumidores han sido víctimas de algún tipo de ataque informático. En concreto, un 45% de los consumidores, o lo que es igual, 9 de cada 20. De todos ellos, el 65% (dos de cada tres), decidió no reportar el incidente ante las autoridades. La investigación también encontró que uno de cada seis consumidores han perdido fondos debido a fraudes en línea, con unas pérdidas del 20%, lo que alcanzaría montantes de algo más 1,000 euros.

El estudio fue hecho con un universo de 3,457 consumidores en países como Reino Unido, Estados Unidos, Alemania, Francia, Italia, Dinamarca, España, Suecia y Holanda. Entre los ciberataques más comunes se encuentran las falsas peticiones de reinicio de contraseña en las redes sociales (20%), seguido por los correos electrónicos de atacantes que suplantan la identidad de compañías solicitando información personal (17%).

El estudio también reveló que los usuarios tendrán miedo a utilizar servicios en línea en el futuro. Además, el 21% de las víctimas mostró su insatisfacción con la marca envuelta en el fraude. El 75% de los encuestados aseguró que este tipo de ataques dañan la reputación de las empresas, el 65% indicó que los ataques disminuían la confianza depositada en las marcas en cuestión, mientras que el 53% dijo que no utilizarían las marcas envueltas nunca más. El estudio también encontró relevante que las organizaciones y empresas realicen estrategias de protección de marcas de manera más comprensiva.

Quizá en nuestros días el temor de la sociedad ya no solo recaiga en posibles ataques militares, o robos a mano armada como ocurría en el pasado. Hoy en día las ciberamenazas son tan reales como lo eran antes las amenazas y los fraudes que se hacían de manera tradicional. Y tanto los usuarios como las organizaciones y empresas tienen que tomar las precauciones del caso.


Imagen original: Freeimages






0 comentarios:

Publicar un comentario