viernes, 4 de noviembre de 2016

Los tiempos que corren

Lo mejor de la semana en Ciberseguridad

Si en décadas pasadas la juventud estaba asociada al sexo, las drogas y el rock and roll, en nuestros días puede que eso haya cambiado. La novela 'Las Chicas' de Emma Cline, publicada este año, cuenta la historia de una adolescente que se inmiscuye en el grupo de Charles Manson a finales de los sesenta y empieza a experimentar una serie de vivencias que le hacen sentir emociones intensamente. 

La tecnología ha hecho que los jóvenes y adolescentes cambien, incluso, su forma de acercarse al crimen. Esta semana hemos sabido que un muchacho británico de 19 años ha sido declarado culpable por haber creado una herramienta de DDoS, utilizada en 1,7 millones de ataques. Los fiscales aseguran que Adam Mudd habría ganado más de 300.000 euros desde que empezó a comercializar con Titanium Stresser, un servicio booter que era utilizado por miles de cibercriminales que se hacían con el servicio que el joven Mudd había creado a los 15 años. Los ataques fueron hechos contra 181 direcciones IP.

Pero no todos los ciberatacantes son tan jóvenes. Esta semana también se ha descubierto la identidad de uno de los hackers detrás de una masiva filtración pública de fotografías privadas de celebridades del mundo del espectáculo. Ryan Collins, de 36 años, oriundo de Pensilvania, es uno de los dos sospechosos de filtrar los conocidos como Fappenning o CelebGate, que afectó a artistas como Jennifer Lawrence, Kate Upton, Rihanna o Avril Lavigne. El otro es Edward Majerczyk, de 28 años y procedente de Illinois. Entre los dos se presume que afectaron a unas 600 víctimas.

En países como Estados Unidos, donde las distancias son tan largas, tener un auto significa poder trasladarse más cómodamente. De otra manera no habría forma de moverse por ciertas ciudades. Hoy en día los coches conectados a la red presentan una serie de problemas si es que en algún momento son víctimas de hackers. El principal es, quizá, que no existen antivirus para paliar dichos ataques. Como lo cuenta Hipertextual, en 2014, para el ingeniero de Uber, Charlie Miller, existen dos tipos de ataques, uno que estaría dirigido al sistema de control multimedia y otro enfocado al controlador del vehículo, encargado de los frenos y el control del automóvil.

Para Miller, el problema se da en la conexión entre ambos sistemas, ya que si se puede acceder a uno, también se puede acceder al otro. Esta amenaza podría cambiar nuestra forma de precavernos cuando vamos en coche en un futuro no muy lejano. Ya no se trataría sólo de conducir con cuidado. Sino de estar seguro de que somos nosotros los que estamos conduciendo el vehículo.

En el post anterior hablábamos de ciertas amenazas de nuestros días, que antes eran impensables. Es cierto que ahora la tecnología nos ha facilitado muchas cosas, pero también es cierto que han cambiado otras. Desde que un chaval pueda hacerse rico ilegalmente a los 15 años, pasando por la manera que se tiene de afrontar la fama cuando la privacidad es atacada, hasta el temor de que nuestro coche esté controlado por alguien más. Como diría Bob Dylan: los tiempos están cambiando.


Fuente original de la imagen: Freeimages.com

0 comentarios:

Publicar un comentario