miércoles, 30 de noviembre de 2016

No te la juegues con el cibercrimen

El estudio de la semana


Como cada noche, te colocas tu pesada armadura y sales a recorrer los reinos orientales de Azeroth a lomos de tu corcel negro. Dentro de tu videojuego favorito te sientes como un héroe. Podrías pasar las horas muertas delante del ordenador, matando dragones feroces, subiendo de nivel y adquiriendo nuevas armas y poderes. Por el camino te vas encontrando con otros personajes virtuales. Detrás del elfo de la noche, la maga y el hombre lobo hay personas como tú; con algunos podrías incluso crear un vínculo de amistad. Pero no te puedes fiar de todos: en el bosque también se esconden los ciberdelincuentes.
 

Un día, justo cuando estás a punto de derrotar a uno de los monstruos más poderosos, tu enemigo logra escaparse. "No te preocupes, sé cómo acabar con él. Me pasaron un truco infalible, tienes que seguir un tutorial", te escribe por el chat Nyto723, a la vez que te manda un enlace desde donde te puedes descargar el archivo. Y tú no te lo piensas dos veces porque le conoces desde hace tiempo y, además, porque estás deseando superar ese nivel. Así que abres el link sin saber que está infectado por malware... y te descargas un troyano. Game over.

Una encuesta realizada por IT Security Guru pone sobre la mesa una hipótesis muy interesante: cuando estamos jugando, nos relajamos más, entramos en un estado de concentración en el videojuego y podemos llegar a tomar decisiones irresponsables en lo que se refiere a nuestra seguridad. "Acabar con nuestro oponente es más importante que mantener nuestra información segura", apuntan los expertos.

Según el estudio, el 49% de los jugadores prefieren los juegos online porque estos implican competición e interacción con otras personas. Así que se abre ante nosotros un mundo de aventuras y posibilidades también para el cibercrimen.

El 42% de los encuestados se han encontrado con alguien que se estaba haciendo pasar por otra persona, el 24% se ha cruzado con un usuario que le hacía preguntas personales un tanto sospechosas. Y un 17% se ha topado con un personaje que les ha pedido información financiera y ha intentado iniciar sesión con sus cuentas.

A pesar de estos peligros, las relaciones que se forjan en los juegos online generan mucha confianza porque requieren un trabajo en equipo y suelen ser bastantes horas de juego compartido a la semana. El 22% de los encuestados declararon que confían plenamente en los otros jugadores, mientras que el 17% se fía más de las personas que conocieron en las webs de citas.

Los riesgos de jugar a ciegas

Según IT Security Guru, cuando estás jugando, te despreocupas y relajas tus barreras frente a las ciberamenazas. Sólo el 17% de los encuestados usan antivirus en el móvil mientras están jugando (62% en el caso del ordenador). Además, uno de cada diez admite que desconecta el software de seguridad para que la aplicación funcione más rápido.

Otro dato revelador es que el 48% de los niños entre 11 y 16 años suele compartir su nombre real y su edad cuando están en un juego online. Es decir, que los nativos digitales no son tan cautelosos en el mundo virtual como creíamos que eran. Ya lo había insinuado hace poco Microsoft.

Para terminar, el estudio aporta una serie de consejos que no deberían pasar desapercibidos ni aunque tengas nivel 110. En primer lugar, desconfía de las páginas web que no son oficiales y que tratan de venderte expansiones o complementos para tu personaje (pieles, armas, ropas...). Pueden hacerse con tus datos bancarios y usarlos con otros fines.

En segundo lugar, protege tus contraseñas y cámbialas periódicamente, pero sobre todo, no uses la misma clave para diferentes cuentas (hackeada una, hackeadas todas las demás). Por último, no juegues a ciegas ni hagas click en los enlaces que te envíen otros jugadores, a no ser que tengas la plena seguridad de que son de fiar. Tampoco compartas información personal ni detalles bancarios con ellos por muchas partidas que hayáis jugado juntos. Si no sabes si la persona es real, desconfía.

Después de varias horas luchando contra orcos, cumples con tu misión y salvas a los campesinos en apuros. Ya puedes desconectar por hoy, con la satisfacción del deber cumplido y la seguridad de no haberte descargado ningún malware por el camino.
 

 Imagen: World of Warcraft. Fuente: BagoGames en Flickr

0 comentarios:

Publicar un comentario