jueves, 22 de diciembre de 2016

Cibercuento de Navidad

El estudio de la semana

Érase una vez, un hombre viejo, cascarrabias y muy avaro que odiaba la Navidad. Tampoco le gustaba la ciberseguridad y cuando todos sus vecinos, con la mejor intención del mundo, le decían que tuviera cuidado con el ransomware, el phishing y el malware en estas fechas tan señaladas, él se enfundaba su abrigo, echaba mano de su bastón y se marchaba refunfuñando: «¡Ciberpamplinas!». 
Ese señor tan peculiar se llamaba Ebenezer Scrooge. 


En la madrugada de la Nochebuena, se presentaron en su alcoba tres fantasmas: el de las Navidades Pasadas, el de las Presentes y el de las Futuras. Cada uno de ellos portaba una misión específica, pero compartían una intención común: abrirle los ojos para hacerle descubrir los peligros que le acechaban y todo lo que podría perder por su cabezonería.

Bonachón y risueño, el fantasma de las Navidades Pasadas le mostró al señor Scrooge un estudio realizado por expertos en ciberseguridad de SecurityScorecard, titulado: “Biggest Holiday Retailers”, que analizaba los comportamientos y vulnerabilidades comunes de las tiendas más grandes del mercado norteamericano en época de compras navideñas. Entre las marcas analizadas se encontraban Walmart, Amazon, H&M, BestBuy y Target.

El viejo abrió los ojos estupefacto al descubrir que el 100%, es decir, la totalidad de los comercios estudiados se enfrentaban a múltiples problemas respecto a la seguridad de su dominio web, lo que aumentaba el riesgo de que los piratas informáticos imitaran sus páginas y fueran capaces de falsificar su formulario de pago para obtener la información de las tarjetas de créditos de los compradores. «Cuidado con el phishing», le alertó antes de despedirse, no sin antes regalarle 8 consejos de Kaspersky Lab para hacer sus compras online mucho más seguras.

A las dos de la madrugada sonó el reloj. Era la señal de que vendría el fantasma de las Navidades Presentes, que estaba dispuesto a continuar con la narración del informe, aunque Scrooge no quisiera escucharla. De esta forma, el anciano descubrió que el 90% de las tiendas estaban en riesgo de un ataque de email spoofing (un tipo de suplantanción de identidad) por tener problemas en la protección del SPF, encargado de notificar al servidor si los correos procedían de un destino legítimo o no. Además, se enteró de que el 80% no estaba usando protección alguna para monitorizar este tipo de actividad para poder prevenirlo.

De repente, se hizo la oscuridad en la habitación. Había llegado el turno del fantasma de las navidades futuras, quien le explicó que el 83% de las grandes marcas tenían vulnerabilidades sin resolver en sus redes y que el 43% de ellas habían sido infectadas con malware ese mismo año. A ese paso, el futuro se veía desolador. Así que el protagonista de nuestra historia prometió cambiar y escuchar más a sus vecinos cuando hablasen de la ciber-precaución.

A la mañana siguiente, el señor Scrooge parecía un hombre nuevo. Aparte de colmar de regalos a sus más allegados y también a desconocidos, velaba por las compras online de los demás y les advertía de la maldad del malware, el adware, el phishing y el ransomware. Igual que él, cualquiera puede aprender a proteger sus dispositivos y salvaguardar sus compras en Navidad y en cualquier época del año. ¡Felices fiestas a todos!


Fuente de la imagen: Cuento de Navidad

0 comentarios:

Publicar un comentario