martes, 20 de diciembre de 2016

Entre pasado y futuro

Hoy, hace un año...

Regreso al futuro (Back to the future, 1985) es una película de ciencia ficción, dirigida y escrita por Robert Zemeckis y producida por Steven Spielberg. Trata sobre un adolescente que es enviado en el tiempo a la época en la que se conocieron sus padres. Tras alterar los sucesos de 1955 y descubrir que si no se casan, él desaparecerá, el joven Marty McFly tratará de reunirlos de nuevo para asegurar su propia existencia. 

Cada vez que hacemos un recorrido por las noticias del año pasado, nos entran ganas de subirnos en el DeLorean, la máquina del tiempo con forma de automóvil de Doc, el científico que ayuda a Marty en su aventura. Así, volando en el coche a la velocidad de 140 Km/h, viajaríamos en el tiempo para advertirles a todos de las brechas de seguridad que están por venir, de las puertas traseras que alguien pensaba colocar en los cortafuegos Juniper o del descubrimiento de una vulnerabilidad de Instagram que nunca se vio recompensado.

En esa hipotética travesía, la primera parada de nuestro viaje sería en el portal para infieles, Ashley Madison. Como parte de nuestra misión, avisaríamos a los clientes de este servicio de que es mejor dejar su relación insatisfecha de pareja antes de buscarse un amante. O que si lo buscan, al menos que no sea en esa página web, porque sus datos se acabarán descubriendo.

Aunque la filtración se había producido en mayo de 2015, en diciembre del mismo año los afectados estaban recibiendo chantajes vía correo postal. Les mandaban una carta a su casa pidiéndoles miles de dólares a cambio de no desvelar sus secretos… Una acción poco inteligente porque si es la esposa o el marido el que abre la sospechosa misiva, de nada habrá servido ocultarlo. ¿Verdad?

La segunda parada en nuestra travesía temporal sería decirle al investigador que encontró una vulnerabilidad grave en Instagram, que no se esfuerce demasiado en presentársela a Facebook, propietario de esta red social, porque no le van a pagar su merecida recompensa. La razón: por haber ido “demasiado lejos” a la hora de comprobar el error y haber accedido a una gran cantidad de datos. Y es que lo cierto es que había descubierto las claves de todos los administradores y la forma de acceder a todas las cuentas de los usuarios. Casi nada...

Llegamos a la tercera y última parada de nuestro viaje al pasado de hace 365 días. Esta vez nos colamos en la puerta trasera de los dispositivos Juniper, líder en el mercado de cortafuegos corporativos. Por aquel entonces se habían descubierto dos backdoors: una que permitía descifrar la VPN y otra que abría la SSH a los atacantes. Subidos en el DeLorean, trataríamos de avisarles antes de que fuera demasiado tarde y se les colasen dentro los "cibermalos".

Al final de Regreso al futuro, Marty McFly logra que sus padres se conozcan y se enamoren. Nosotros de momento no tenemos una máquina del tiempo para solucionar los problemas de ciberseguridad que ocurrieron en el pasado, por lo que tendremos que estar atentos de los que sucedan en el futuro, para poder esquivarlos en la medida de lo posible.

Imagen: Regreso al futuro

0 comentarios:

Publicar un comentario