lunes, 9 de enero de 2017

¿Te ha tocado la “sorpresa” del roscón?

Hoy, hace un año...

La llegada de los Reyes Magos ha puesto el punto y final a las navidades. Comenzamos la vuelta a la normalidad aún con el sabor del último roscón en la boca (si tienes suerte, igual todavía queda un poco en casa). A los regalos traídos por los reyes de oriente, se le une la sorpresa del roscón, redondeando la magia del día. Sin embargo, si en vez de la típica figurita de porcelana te encuentras con el haba… es hora de apoquinar.

En el mundo de la ciberseguridad, nos encontramos montones de veces este tipo de sorpresas. Aceptamos algo con la mejor de las intenciones y de repente… caemos en la trampa. Y si no, solo nos hace falta echar la vista atrás un año.

Lo que resultó ser un roscón que solo tenía habas era el EZCast. Este pincho, copia del Chromecast de Google, se ocupaba de hacer streaming directamente del ordenador a tu tele. El problema es que no solo permitía eso, sino que también facilitaba a cualquier cibercriminal a comprometer la red Wi-Fi de tu casa. Vamos, algo así como si los reyes te hubiesen traído carbón por haber sido malo.

Quienes seguro que recibieron carbón (aunque no lo mereciesen o no) fueron la gente de Time Warner. Tras los ataques a Linode y la empresa de seguridad Cyberoam, la empresa de cable fue la siguiente en la lista. La brecha en su seguridad se saldó con más de 300.000 datos de clientes robados. A pesar de los datos, desde la empresa juraban y perjuraban que no había sufrido ningún tipo de incidente. 

Y al igual que el roscón, otro dulce que viene con sorpresa son las galletas de la fortuna. En este caso, este postre incluye un mensaje dentro que te augura el futuro, pudiendo ser bueno  o malo. Pues bien, parece que a principios de 2016  muchas cookies de la red estaban llenas de “mala suerte”. Al encontrarnos el típico pop-up que nos instaba a aceptar la política de cookies y pinchar, estaríamos dando dinero a los ciberdelincuentes. ¿Cómo? Pues pulsando sin saber en un anuncio invisible colocado justo encima de este botón. Viendo las posibilidades reales de este tipo de “treta”, este es el uso más inocente que se nos ocurre.

Que los Reyes Magos te hayan traído un buen regalo o carbón, solo depende de ti. Echando la vista atrás, vemos que a comienzos de 2016 había mucho más carbón que chucherías. Los deberes sin hacer y los descuidos se pagan muy caro. Por otro lado, el Roscón de Reyes nos demuestra que, por muy bien preparado que estés, siempre te puede tocar un haba y que tengas que pagar el pato, igual que en el mundo de la ciberseguridad. Pero  siempre va a ser mejor estar preparado y evitar que además del carbón nos toque el haba, ¿no?

0 comentarios:

Publicar un comentario