lunes, 29 de mayo de 2017

Dragones y Mazmorras

Hoy, hace un año...

Algunos los conocen por la película, otros por la serie y otros gracias a una de las últimas series de moda: Stranger Things. Dragones y Mazmorras es un juego de rol en el que los jugadores se ponen en la piel de caballeros, magos, orcos y demás héroes de fantasía mientras que un “Game Master” se encarga de narrar la historia que encauza el  juego.  Esta figura es vital para el transcurso de la partida, ya que es el encargado de supervisar el juego y darle el enfoque que necesita la partida. Algo así como el director de vuestra propia película de fantasía. 

El mundo de la ciberseguridad puede asemejarse muchas  veces a estos juegos de rol. Para empezar muchos se hacen pasar por estas personas, hay malhechores que quieren descubrir los tesoros de nuestras mazmorras y por supuesto que hay game master. Hoy en nuestra vuelta al pasado tiramos los dados y vemos qué nos deparó el destino. 

Como hemos dicho, el game master en los juegos de rol es el que analiza la partida y marca el curso de la misma. Es una tarea que puede parecer pasiva, pero es harto complicada. En el mundo de la ciberseguridad, hay varios Game Masters que se encargan de analizar y reconducir todo lo que acontece y afecta a los usuarios. Hace un año tuvimos la suerte de entrevistar a uno de ellos, Alberto Hernández. Hablamos de nada más y nada menos el director del INCIBE. En ella conocimos un poco más de cerca a la persona tras el puesto y su visión sobre infraestructuras críticas, el IoT o la sensación de “seguridad” en las redes.

Una sensación de seguridad, que esa misma semana se veía en entredicho tras conocer los datos que daba a conocer el  IC3 (Internet Crime Complaint Center). Esta investigación, hecha por un organismo del FBI, exponía que  en 2015 se habían realizado la friolera de 288.012 quejas, con un total de más de mil millones de dólares en pérdidas. Lo más preocupante de esta noticia es que si tenemos en cuenta que solo se denuncian el 15% de los delitos… mejor no pensar en cuál será la cifra real.

En un juego de roles muy parecido al de Dragones y Mazmorras nos ponían hace un año  los compañeros de Tripwire. Cambiaban el tablero de juego por uno de 8x8 cuadrados y los dados por 32 piezas de ajedrez. En su estudio hacían una comparación entre qué figuras del ajedrez corresponderían a los diferentes actores del escenario de la seguridad. ¿Quizás seas un caballo, impredecible y siempre dispuesto a saltarte los obstáculos? ¿O quizás un peón, revelando siempre la estrategia del rival?

También nos enterábamos de lo fácil que resulta volverse un ogro vil y malvado que está dispuesto a arrasar con todo lo que encuentra a su paso. Por la “módica” suma de 90.000 $ puedes obtener tu propio 0day. Con esa inversión, tendrías la llave a ordenadores que utilizasen componentes como Adoble Flash o Java’s Oracle, todo  por acceso remoto.

Los juegos de rol pueden durar horas, incluso días. Aunque están considerados como un juego de frikis, es entendible que sean tan adictivos. Una forma de evadirte de la realidad y de convertirte en otra persona durante un tiempo limitado. Justamente lo mismo que pasa con internet. Sin embargo , al igual que pasa en el juego, la red está llena de todo tipo de peligros que están dispuestos a acabar con tu partida. Mejor andarse con cuidado y evitar que eso ocurra no. Mantén tu escudo siempre en alto. 

0 comentarios:

Publicar un comentario